ESTADOS UNIDOS

Los abortos, en su mínimo histórico desde su legalización en 1973

Un estudio, realizado entre 2008 y 2011, asegura que el descenso se debe a los nuevos métodos anticonceptivos Las leyes restrictivas recién aprobadas en distintos Estados no influyen en los resultados, según los autores

Los abortos disminuyen en Estados Unidos a cifras de hace 40 años.
Los abortos disminuyen en Estados Unidos a cifras de hace 40 años.AP

En 2011, la incidencia de abortos en Estados Unidos llegó a su mínimo histórico desde que el Tribunal Supremo de la nación sentenciara en 1973 que la interrupción del embarazo era constitucional hasta las 24 semanas de gestación o, lo que es lo mismo, hasta que el feto fuera viable, según concluye el estudio Abortion Incidence and Service Availability in The United States 2011 (Incidencia del aborto y servicios en Estados Unidos en 2011, por su traducción al español) realizado por Guttmacher (las autoras son Rachel Jones y Jenna Jerman), organización activista por los derechos de la mujer con relación a esta causa, y publicado este lunes.

Según el informe, el índice de abortos bajó a 16.9 por cada mil mujeres de entre 15 y 44 años en ese año, muy por debajo de la cota máxima de 29.3 en 1981 y el menor desde la tasa de 16.3 en 1973.“A medida que más mujeres y parejas han comenzado a usar métodos anticonceptivos efectivos a largo plazo y reversibles, las cifras de abortos han comenzado a bajar”, ha dicho Jones, en un comunicado, informa AP. Se estima que un 30% de las mujeres estadounidenses tendrán un aborto antes de los 45 años, según el Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Además, entre 2008 y 2011, continúa el informe, la incidencia de abortos descendió un 13%. En 2011, se practicaron 1,1 millones de interrupciones del embarazo en la nación, mientras que en 2008, se hicieron 1,2 millones. Para los expertos si algo demuestran los datos, es que el "aborto no es una epidemia" y que la educación sexual está funcionando y que el número de embarazos adolescentes están disminuyendo.

Aunque el índice general de abortos disminuyó en 2011, prosigue el informe, la proporción en que se usó métodos anticonceptivos en las primeras semanas de gestación aumentó. Según Guttmacher, en 2011 se produjeron unos 239.400 abortos por esta causa y que representaron un 23% de todas las interrupciones no ejecutadas en los centros médicos, una subida significativa si la comparamos con el 17% acontecido en 2008

Los nuevos datos llegan en un momento en el que el debate sobre la interrupción del embarazo está en primera línea en EE UU, con la aprobación de leyes restrictivas en diversos Estados -en los que gobierna el partido republicano, mayoritariamente provida-. Varios Estados han regulado 205 medidas restrictivas entre 2011 y 2013, "más que toda la década anterior".

Como ejemplo, en 2011 Luisiana prohibió el aborto después de 20 semanas de embarazo; las mujeres en Utah deben someterse durante 72 horas a la consulta de médicos, psicólogos y psiquiatras para reflexionar antes de someterse a la intervención; y en Montana, las menores de 16 años tienen prohibido abortar.

"La mayoría de las regulaciones que aniquilan los derechos de las mujeres para interrumpir el embarazo se aprobaron después de 2011. Lo que hace suponer que no ha afectado a este dato, ya que estas normas lo que provocan es que abortar sea más costoso y difícil para aquellas que toman la decisión", señalan las autoras del estudio. "En los últimos tres años, hemos visto un ataque feroz contra la interrupción del embarazo a nivel estatal sin precedentes", ha reiterado Elizabeth Nash, encargada de los problemas estatales en Guttmacher, en un comunicado.

Muchas de estas nuevas regulaciones, obligan a las mujeres a someterse a una ecografía antes de interrumpir el embarazo; a que las clínicas estén situadas a menos de 40 kilómetros de un hospital; a que no se pueda abortar desde el momento en que haya latido; a que la vida del feto valga más que la de la madre, y a que el aborto no esté cubierto en los seguros sanitarios, entre otras medidas.

Y todas las normas anteriormente citadas, sin excepción, van en contra de la ley federal estipulada gracias al caso de Roe contra Wade, y por la que el Alto Tribunal de EE UU resolvió que "la interrupción del embarazo debe estar permitida para la mujer por cualquier motivo y hasta el momento que el feto sea viable".

Y no solo son contrarias a la legislación, sino también a la opinión pública estadounidense. En enero de 2013, y por primera vez en la historia, la mayoría de los ciudadanos, exactamente un 54%, aseguró que "el aborto debería ser legal en la mayoría de los casos" y más de un 70% concluyó que la sentencia de 1973 no debía ser modificada. Este porcentaje fue el más alto en dos décadas.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50