Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas salen a la calle en Francia contra la reforma del PP

La marcha de París, encabezada por la socialista Anne Hidalgo, reúne a más de 5.000 maniofestantes

Protesta de Femen en París.
Protesta de Femen en París.

Al menos 5.000 personas, según los cálculos de este corresponsal, han salido a la calle este sábado para protestar en París contra la reforma de la ley del aborto que abandera el Gobierno del PP. Recordando la frase que Simone de Beauvoir escribió en los años ochenta -“no olvidar jamás que bastará una crisis política, económica o religiosa para poner en cuestión los derechos de las mujeres”-, más de 80 asociaciones y partidos políticos se han manifestado contra el proyecto de ley elaborado por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. Los organizadores han convocado marchas y actos en 35 ciudades del Hexágono, después de que la ministra de los Derechos de las Mujeres y portavoz del Gobierno, Najat Vallaud-Belkacem, escribiese en diciembre una carta al Ejecutivo español expresando su “honda preocupación” por el proyecto de ley.

Anne Hidalgo, la teniente de alcalde de París y candidata socialista a las municipales de marzo, que ha encabezado durante la primera media hora la marcha de la capital, ha explicado a este periódico que el derecho al aborto es “un derecho fundamental y si no está tutelado por las instituciones se ejerce de forma clandestina y produce muertes y miedo”.

No es posible que ahora un Gobierno ultraconservador presente una ley ideológica que supondría un retroceso intolerable para la sociedad española y europea

Anne Hidalgo

Hidalgo ha añadido que su presencia en la manifestación es una muestra de solidaridad con las mujeres españolas: “En los últimos años, España ha sido un ejemplo para toda Europa en los asuntos de igualdad. Francia se ha inspirado en su forma de afrontar la violencia machista, y no es posible que ahora un Gobierno ultraconservador presente una ley ideológica que supondría un retroceso intolerable para la sociedad española y europea”.

En la manifestación de París ha habido más mujeres que hombres, y más franceses que españoles. Se han visto banderas republicanas y españolas, y algunos manifestantes portaban perchas metálicas y agujas de hacer punto para recordar los tiempos del aborto clandestino.

La marcha ha sido apoyada por varios sindicatos, así como por el Partido Socialista, el Partido Comunista y Europa Ecología-Los Verdes, pero la presencia de representantes políticos conocidos era escasa, aunque había muchos miembros de colectivos feministas y de ONGs.

Junto a Anne Hidalgo han desfilado algunos candidatos que encabezan las listas municipales de los 20 distritos de París, algunos diputados y la histórica militante feminista de origen español Isabelle Alonso. Un poco más atrás marchaba Pierre Laurent, secretario general del Partido Comunista.

Las protagonistas han sido las aguerridas militantes de Femen, una decena de jóvenes mujeres que han hecho el recorrido con el torso al aire –el día no es excesivamente frío y al comenzar la manifestación salió el sol- gritando “el aborto es sagrado” en varios idiomas. Voltuan, el hombre-pancarta, las escoltaba de cerca con un cartel que decía: “París-Madrid, la misma lucha por el aborto”.

El cortejo, festivo e indignado a la vez, ha partido a las 14.00 horas de la plaza Joffre, en el distrito séptimo, y ha avanzado por el lado oeste del parque de Champ de Mars hasta la plaza de Trocadero antes de llegar a la embajada española, en la avenida de Marceau, cerca del Arco de Triunfo.

Marie-Pierre Martinet, secretaria general de la asociación Le Planning Familial 75, ha explicado que los planes de restringir el derecho al aborto en España suponen “una apelación del pensamiento conservador a volver al antiguo orden social” y “una visión retrógrada de la mujer, a la que se juzga como incapaz de ser autónoma”.

Su asociación ha diseñado tres carteles que se podían imprimir en su página web con consignas como estas: “España: el gran retroceso. Las agujas son para tricotar, no para abortar”. “El derecho al aborto está gravemente amenazado. No a la intromisión de la Iglesia en el cuerpo de las mujeres”. Y “¡solidaridad con las españolas!”.

Más información