Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hay que controlar que el supuesto del daño psicológico no sea un coladero”

Las organizaciones antiabortistas creen que la ley es un paso hacia delante, pero no suficiente

Concentración contra el aborto este mediodía ante el Palacio de La Moncloa.
Concentración contra el aborto este mediodía ante el Palacio de La Moncloa. EFE

Para las asociaciones antiabortistas, el anteproyecto de ley aprobado hoy por el Consejo de Ministros no es suficiente. El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha anunciado este mediodía que la ley de interrupción voluntaria del embarazado aprobada por el anterior Ejecutivo socialista quedará derogada en cuanto su proyecto complete el trámite parlamentario. Una vez que esto ocurra, en España solo será legal abortar si la mujer ha sido violada o si su salud física o mental corre un grave peligro o hay riesgo para su vida. "Es positivo que se derogue la ley anterior, pero no es lo que deseábamos", ha asegurado la presidenta de la asociación Derecho a vivir, Gádor Joya. "Debemos vigilar que el supuesto del daño psicológico para la mujer no se convierta de nuevo en un coladero", ha sostenido.

Con "coladero", Joya se refiere a uno de los supuestos que permitía la legislación de 1985. En él, se despenalizaba, entre otros, el aborto "necesario para evitar un grave riesgo para la vida o la salud física o psíquica de la embarazada". Este apartado se convirtió en el más empleado por las mujeres que decidían interrumpir voluntariamente su embarazo. "Hay que poner más garantías para evitar que este aspecto se convierta en una especie de puerta de atrás para que se aborte en casos de malformaciones fetales", defiende Joya.

En una concentración de unas 15 antiabortistas esta mañana ante el Palacio de La Moncloa, sede del Gobierno, Joya defendió prohibir el aborto en todos los casos, incluido el de violación de la mujer. Según sostuvo, quien dé a luz a un feto fruto de una agresión sexual, tiene la opción de darlo en adopción, por lo que permitir la interrupción del embarazo en este supuesto no estaría justificado. En el caso de riesgo para la vida de la madre, Joya expresó que el propio código médico ya prevé que en estas situaciones sea el facultativo quien opte por quién tiene más probabilidades de sobrevivir.

El colectivo antiabortista se ha felicitado especialmente porque desaparezcan el plazo de 14 semanas que permitía la interrupción acausal del embarazo. "Como no exigía motivo, permitía incluso abortar si uno no estaba en desacuerdo con el sexo de su bebé", ha denunciado. La asociación, que aboga por una prohibición y penalización absoluta de las prácticas abortivas, celebra además que no se permita poner fin al embarazo en caso de riesgo grave de anomalías fetales. "Hoy es un día importante porque se da un paso más para proteger la vida. Pero es insuficiente. Seguiremos luchando por que se prohíba el aborto y reclamaremos una ley que apoye verdaderamente la maternidad", ha afirmado Joya.

Más información