EE UU exige a las aseguradoras que cubran los cuidados de salud mental

Hasta ahora las compañías podían poner límite al número de visitas para atención psicológica

La secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, durante el anuncio.
La secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, durante el anuncio.David Tulis (AP)

Las aseguradoras médicas de Estados Unidos estarán obligadas a equiparar los tratamientos de salud mental con los de enfermedades físicas. La secretaria de Salud anunció este viernes la regulación que culmina un esfuerzo generacional para mejorar el acceso a la atención psicológica y psiquiátrica, así como las curas para problemas de adicción.

“El coste personal para las familias y las personas va más allá de su propia experiencia”, declaró Kathleen Sebelius, secretaria de salud del Gobierno, durante la presentación de las medidas en Atlanta. La responsable del Departamento de Salud y Servicios Humanos afirmó que 60 millones de personas podrán acceder por primera vez o disfrutar de una mayor cobertura gracias a esta medida, que definió como “la mayor expansión en una generación”.

La Administración Obama confía en que la regulación tenga consecuencias positivas para todos los estadounidenses a través de las diferentes formas en que acceden a los cuidados médicos. Las normas anunciadas este viernes permiten implementar la ley de equidad médica aprobada por el expresidente George W. Bush en 2008 y que no pudo ser aplicada por la falta de una regulación federal que indicara las pautas a seguir.

Las aseguradoras no podrán poner límite a las visitas que un paciente puede hacer a su psicólogo o psiquiatra

A partir de ahora, las aseguradoras no podrán poner límite a las visitas que un paciente puede hacer a su psicólogo o psiquiatra, del mismo modo que un cirujano o un especialista trata a su paciente hasta que puede darle el alta. La cuota de visitas para tratamientos psicológicos y psiquiátricos, así como la dificultad de acceso a éstos, ha sido considerada como uno de los grandes obstáculos para la salud mental de los estadounidenses. Según el Instituto Nacional de Salud Mental, un 26% de la población sufre algún tipo de trastorno mental cada año.

La Casa Blanca también ha defendido que el acceso a tratamientos psicológicos y psiquiátricos, a través del aumento de controles preventivos y una mejora de los diagnósticos, puede contribuir a un descenso de suicidios y asesinatos, además de masacres como la de Newtown (Connecticut), que acabó con la vida de 26 personas, incluidos 20 niños; la de la Universidad de Virginia Tech, donde fallecieron 31 personas, o el último tiroteo en la sede de la Armada en Washington, donde murieron 12 trabajadores federales.

Tras la tragedia de Connecticut el pasado mes de diciembre, Obama y el vicepresidente Joe Biden impulsaron 23 normativas para luchar contra la violencia de las armas. La regulación aprobada este viernes era la última que faltaba por implementar. La secretaria de Salud, Kathleen Sebelius aseguró este viernes que la mayoría del 85% de estadounidenses que tienen seguro médico podrá beneficiarse de la medida.

La reforma sanitaria impulsada por el presidente Obama desde que llegó a la Casa Blanca, convertida en ley en 2010, también establece que la salud mental y los tratamientos para curar trastornos como la adicción deben estar incluidas en las pólizas médicas que ofrecen las aseguradoras. Sin embargo, la falta de normas que especificaran las obligaciones y responsabilidades de estas compañías les había permitido emplear diferentes trucos para negar y limitar esa cobertura o cobrar más por ella, algo que tampoco pudo evitar la legislación firmada por Bush dos años antes.

Según datos ofrecidos por Sebelius, cada año pierden la vida el doble de ciudadanos estadounidenses por suicidio que víctimas de asesinato. “Piensen por un momento lo diferentes que podían ser las cosas si todo el mundo sintiera que puede acceder a un tratamiento sin miedo a ser juzgado”, afirmó la secretaria.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS