Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ciencia apuesta por los jóvenes

El Centro Nacional de Investigación Cardiovascular da ocho becas a estudiantes de bachillerato

El CNIC ofrece proyectos de formación tanto durante la carrera que después de la graduación

Pablo González y Cristina Ferrús en los laboratorios del CNIC. Ampliar foto
Pablo González y Cristina Ferrús en los laboratorios del CNIC.

Cristina Ferrús y Pablo González se deslizan dentro de sus batas blancas antes de adentrarse en el laboratorio. Allí se ponen unos guantes azules mientras comentan: “Aquí no se puede tocar nada sin protección”. Se acercan a una mesa y sonrientes aferran dos pipetas. Parecen llevar tiempo moviéndose por las instalaciones del Centro Nacional de Investigación Cardiovascular (CNIC) de Madrid, pero sus rostros demasiado jóvenes les delatan. Cristina y Pablo tienen tan sólo 17 y 18 años, y son dos de los ocho estudiantes de segundo de bachillerato seleccionados para disfrutar de una beca de dos semanas en el CNIC, en el marco del programa Acércate.

Celómica, proteómica o genómica son algunas de las unidades por las cuales se han paseado estos estudiantes procedentes de diferentes comunidades a partir del pasado 8 de julio, fecha de comienzo del programa. “Nunca habíamos estado en un centro así”, comenta Cristina entusiasta. Los participantes del programa son alumnos excelentes, que han logrado alcanzar la selectividad con una media del diez tras cursar la modalidad de Ciencias Técnicas y de la Salud. Durante su estancia en el CNIC, se han acercado al mundo de la investigación, se han familiarizado con el funcionamiento de equipos de alta tecnología, y han realizado experimentos dirigidos en el ámbito biomédico, sobre todo con ADN y ARN.

Los ocho becados de 'Acércate'

Los estudiantes de esta octava edición de Acércate proceden de siete Comunidades Autónomas diferentes, y existe equidad entre hombres y mujeres así como entre la procedencia de colegios públicos y concertados. Seis de los becados han elegido la carrera de Medicina y los dos restantes cursarán Bioquímica y Biotecnología.

  • Ana Palací (Comunidad Valenciana)
  • Marta Fortún (Aragón)
  • David Sánchez (Castilla – La Mancha)
  • Cristina Ferrús (Cataluña)
  • Pablo González (Comunidad de Madrid)
  • Victor Ruiz (Andalucía)
  • Elena Medina (Canarias)
  • Claudio Díaz (Canarias)

Pablo, madrileño, estudiará Medicina en la Universidad Complutense, y confiesa que le gustaría especializarse en neurología, neurocirugía o quizá psiquiatría; su compañera Cristina, de Ascó (Tarragona), ha elegido cursar Biotecnología en la Universitat de Barcelona, ya que explica que esta carrera “reúne todo” lo que le interesa, que son principalmente las actividades relacionadas con la reproducción asistida. Ambos, sin embargo, han quedado seducidos por la unidad de imagen del CNIC – permite visualizar procesos moleculares en organismos vivos -, tras haber contemplado los aparatos con los cuales trabajan los investigadores. “Es como estar en un quirófano de verdad”, comenta Pablo, explicando apasionado el seguimiento de unos experimentos realizados tras haber provocado un infarto en un cerdo con un cateterismo cardiaco. La investigación es un campo que les fascina, pero todavía lo ven con cierto temor reverencial. “Esta beca ha significado entrar en contacto con todas estas cosas […] me ha dejado anonadado”, confiesa Pablo, quien, sin embargo, ya se había acercado a este mundo en otro ámbito. Lideró el año pasado, junto a otros dos estudiantes, un trabajo titulado ¿Es posible acabar con el racismo y el sexismo?, que llegó a ser elegido como finalista en el concurso internacional Google Science Fair abierto a proyectos presentados por jóvenes de entre 13 y 18 años.

Los ocho becados de este año se suman a los más de 50 que han pasado por el mismo programa desde 2006. El centro, además, ofrece proyectos de formación tanto durante la carrera que después de la graduación. Acércate cubre todos los gastos de transporte, alojamiento y manutención, además de prever una dotación económica de 300 euros para gastos personales. Este año las solicitudes han sido superiores al número de plazas disponibles, y el CNIC ha tenido que realizar un sorteo para elegir a los participantes, todos altamente cualificados para atender el curso.

Tanto Cristina como Pablo, pese a que estudiarán en España, tienen pensado vivir una experiencia en el extranjero mientras cursen la carrera, pero no están muy conformes ante la idea de tener que emigrar, terminados los estudios, a otro país que les ofrezca más posibilidades, ya que confían en que el tiempo lo curará todo: “Cuando salgamos [de la Universidad], dentro de cuatro o cinco años, esperemos que la situación sea mejor”. De momento, entre las paredes del CNIC, están encontrando esa motivación que llevó a Valentín Fuster, cardiólogo y director del centro, a emprender su exitosa trayectoria profesional. “Tenéis un cerebro privilegiado. […] Pero si creéis que sois fantásticos entráis en la pasividad. Lo que importa es la motivación”. Así el médico y catedrático se ha dirigido a los jóvenes de Acércate durante el encuentro que ha tenido con ellos el martes pasado. Para él, la misión del programa es “invertir en motivar a la gente joven”, ya que, en su opinión, la ciencia, la salud y la educación representan el futuro del país.

El Proyecto CNIC

El CNIC se convirtió en el mayor instituto europeo de investigación cardiovascular tras que el Ministerio de Sanidad y el sector privado (no farmacéutico) firmaran en 2005 un acuerdo para su financiación. La asociación, orientada a una investigación rentable, no tiene ánimo de lucro. Actualmente, la fundación ProCNIC, constituida por 16 empresas – entre ellas BBVA, Inditex, La Caixa o PRISA -, está comprometida a cubrir el 20% del presupuesto del centro hasta 2020. Los departamentos clave del instituto son: biología vascular e inflamación, desarrollo y reparación cardiovascular, epidemiología, aterotrombosis e imagen. El CNIC colabora con otros centros internacionales y con los hospitales públicos españoles, desarrollando también investigaciones potencialmente aplicables a la industria.