Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid renuncia al euro por receta

González anuncia que no reestablecerá la medida hasta que la justicia se pronuncie sobre el fondo de la cuestión

La Comunidad de Madrid no va a esperar a que el Tribunal Constitucional (TC) decida si prolonga la suspensión cautelar del euro por receta, como ha hecho recientemente con la normativa catalana. El presidente regional, Ignacio González, aseguró ayer que esperará hasta que la justicia se pronuncie sobre el fondo de la cuestión, algo que puede tardar años, y no volverá a implantar la medida aunque el TC levantara la suspensión.

Madrid se retira, por tanto, del pulso que mantiene con el Ejecutivo central a cuenta del euro por receta, una medida polémica que solo han puesto en marcha dos comunidades —Cataluña en junio del año pasado; Madrid en enero de este— en contra del criterio del Gobierno, que las ha recurrido. González asegura que esperará hasta conocer el fallo del TC o hasta que el Ministerio de Sanidad tome una medida común destinada a racionalizar el gasto farmacéutico.

El TC decidió hace unos días mantener la suspensión cautelar del pago de un euro por receta en Cataluña que había acordado de forma provisional en enero, cuando admitió a trámite el recurso del Gobierno. Las farmacias catalanas empezaron a recaudarlo el 23 de junio de 2012. En solo seis meses, la Generalitat obtuvo 45,7 millones de euros y, según sus cálculos, redujo su gasto farmacéutico un 5,9% gracias a la aplicación de la tasa. Sin embargo, datos oficiales del Ministerio de Sanidad mostraron que Cataluña redujo menos que otras comunidades su gasto farmacéutico pese al supuesto efecto moderador del euro por receta. Madrid implantó la tasa, pese a saber que el Gobierno central pensaba recurrir la catalana. Solo estuvo vigente 29 días y recaudó cinco millones.