Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva York pretende elevar la edad de venta de tabaco a los 21 años

El Ayuntamiento ha presentado un proyecto de ley que cuenta con el respaldo del alcalde Michael Bloomberg

Los cigarrillos tienen el impuesto más alto en el país norteamericano

Tabaco.
Tabaco. EFE

La edad para comprar tabaco podría pasar de 18 a 21 años en la ciudad de Nueva York, equiparándola a la que se necesita para adquirir alcohol en Estados Unidos, aunque no “se castigará la posesión de tabaco o fumar con menos de esa edad”, según anunciaron ayer en rueda de prensa Thomas Farley, comisionado de salud de la ciudad, y la candidata a la alcaldía y presidenta del Consejo Municipal, Christine Quinn. El proyecto de ley cuenta con el respaldo del alcalde Michael Bloomberg.

Bloomberg lleva más de 10 años, desde que juró el cargo en 2002, luchando contra el consumo de tabaco entre los jóvenes neoyorquinos ya “que es la primera causa de muerte evitable en nuestra ciudad”. Entre las medidas aplicadas en Nueva York está la prohibición de fumar en los restaurantes, en los bares y en parques públicos entre otros lugares. Además, hace unos días, Bloomberg  anunció su intención de esconder los paquetes de tabaco de las tiendas y los impuestos de los cigarrillos son los más altos de EE UU.

La medida que se está intentando implantar en Nueva York no es nueva. Algunos condados de la ciudad, como Suffolk, Long Island o Nassau ya han aumentado la edad de venta hasta los 19 años.

Quinn explicó que "era necesario" que este proyecto saliera adelante: "Normalmente, la transición entre ser un fumador esporádico a uno habitual ocurre alrededor de los 20 años. Si hacemos el acceso de los cigarrillos a los jóvenes más dificultoso, tal vez consigamos que estos no se conviertan en adictos el resto de su vida”. “Con esta legislación nos centramos en el grupo de edad en la que la inmensa mayoría de neoyorquinos empieza a fumar”, reiteró la candidata a la alcaldía.

Mientras que en 2002, un 21,5% de los neoyorquinos fumaba; en 2011, los fumadores representaban el 14,8%, según datos del Departamento de Salud de la ciudad. Sin embargo, el tabaquismo sigue siendo la principal causa de muerte en Nueva York, matando a miles de personas, y "la tasa entre los menores se ha mantenido estable en el 8,5% desde 2007”, prosiguió Quinn. Las autoridades sanitarias de Nueva York estiman que esta medida reducirá la tasa de fumadores entre los jóvenes de 18 a 20 años en un 55%, y “de un 67% entre los menores de 14 a 17 años”, añadió.

Los Estados California y Texas ya intentaron aplicar una medida similar a la planteada por Nueva York pero fue bloqueada por los temores a la reducción de ingresos fiscales. “Para nosotros es más importante la salud que las posibles pérdidas económicas”, concluyó Quinn.