Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno ampliará la fecha de caducidad de algunos alimentos

La nueva ley podría aumentar hasta en una semana el margen de productos como los yogures

La fecha de caducidad de los yogures podría ampliarse.
La fecha de caducidad de los yogures podría ampliarse.

Uno de cada cinco españoles no se fía de la fecha de caducidad que indican las etiquetas de los alimentos, según un reciente estudio del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que revela que el 20,7% consume productos fuera de plazo. Tampoco parece fiarse el propio ministro del ramo, Miguel Arias Cañete, que ayer aseguró que suele comer yogures hasta cinco días después del límite que señalan sin que le sienten mal, de lo que deduce que su margen de consumo podría ser mayor del que establece la normativa actual, que es de 28 días. Su departamento, de hecho, estudia ampliarlo hasta en una semana y, aún más, revisar el de todos los productos alimenticios para ver si se ajustan a la realidad. “El yogur es solo un ejemplo simbólico. Estamos analizándolos todos”, confirma un portavoz del ministerio. El objetivo: reducir la ingente cantidad de comida que se desperdicia cada día en el mundo, un tercio del total según un informe de la UE.

El equipo de Cañete ha revisado en los últimos meses toda la cadena alimentaria para ver en qué punto se desperdicia más y tiene casi listo el informe sobre el que se basará la nueva normativa. La modificación no solo afectará a las fechas de caducidad, sino también al envasado, pues las nuevas tecnologías de conservación “pueden hacer que la vida útil de los alimentos se amplíe”, según el ministerio.

Las fechas de vida útil de los productos las decide el propio fabricante, en base siempre a las pautas generales de seguridad que fije la normativa. El Gobierno cree, según dijo ayer el propio Cañete, que algunos de sus criterios no atienden tanto a la seguridad o la calidad como a la estética, lo que conduce a un derroche que debe reducirse. Según el ministro, hay restaurantes, hogares y tiendas de alimentación que tiran o retiran alimentos porque estéticamente no tienen una buena apariencia, "pero que se pueden comer perfectamente". Un comportamiento que el Ejecutivo pretende cambiar con la nueva regulación.

 

Más información