Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cuántos insectos hay en una hectárea de selva tropical?

Un censo exhaustivo de artrópodos en Panamá determina que hay 6.144 especies en el muestreo.

El estudio ayuda a cuantificar la biodiversidad global

El científico Maurice Leponce, en un globo, busca artrópodos en las copas de los árboles en Panamá .
El científico Maurice Leponce, en un globo, busca artrópodos en las copas de los árboles en Panamá .

Desde el suelo hasta la copa de los árboles, arrastrándose entre la vegetación o subidos en globos, grúas y plataformas hinchables para llegar a los puntos más altos, o escalando por los troncos, 70 científicos han rastreado exhaustivamente media hectárea de selva tropical, en una reserva de Panamá, para hacer un recuento de todos los artrópodos presentes: insectos arácnidos y crustáceos. Tras la lenta labor posterior de identificación y clasificación, han determinado que su recolección suma 129.494 artrópodos de 6.144 especies diferentes. Con estos datos los científicos logran hacer buenas estimaciones de la biodiversidad en la región, de manera que por cada especie de planta, de ave y de mamífero debe de haber 20, 83 y 312 especies de artrópodos, respectivamente. Estos cálculos pueden ser muy útiles en las estrategias de conservación, destaca la revista Science, donde los investigadores (102 en total, de 21 países) han dado a conocer su intenso trabajo y resultados.

 

Ejemplar de 'Megasoma elephas'.
Ejemplar de 'Megasoma elephas'.

La investigación, liderada por el Smithsonian Tropical Research Institute, se ha prolongado durante ocho años, dos de ellos dedicados a la captura de ejemplares en las 12 zonas de muestreo intensivo (cada una del tamaño de una cancha de tenis) en la reserva de San Lorenzo.

El modelo de proporción de artrópodos respecto a plantas, por ejemplo, es muy útil para calcular la diversidad porque es más fácil contar árboles que esos pequeños animales, afirma el entomólogo Yves Bassets, líder del proyecto. Y basándose en el número de especies de árboles en el mundo, estos investigadores predicen que debe de haber unos seis millones de especies de artrópodos. “Solo conocemos una fracción de esta diversidad, tal vez uno de esos seis millones”, señala Bassets. Pero con menos de los 30 millones de especies que predijo otro entomólogo, Terry Erwin, es posible que algún día se lleguen a descubrir todas. Erwin no está de acuerdo, argumentando que los datos de los trópicos de Panamá no se pueden extrapolar al resto del mundo para hacer estimaciones globales, señala la revista Nature haciéndose eco de la investigación. Lo que está claro, cifras aparte, es que al perder selva tropical, se pierde irremediablemente una enorme cantidad de biodiversidad.

Escarabajos, hormigas o moscas se buscan con técnicas específicas

“Los biólogos llevan años luchando por tener estimaciones fiables del número total de especies en la Tierra y tenemos una idea bastante buena de cuántas hay de grandes mamíferos, pájaros y plantas, pero también sabemos que los artrópodos forman el grupo más diverso de especies terrestres y el más numeroso, pero los cálculos de su número total varían mucho, especialmente en las selvas tropicales, donde están la mayoría de ellas”, explicó Andrew Sugden, director adjunto de Science, en la presentación del trabajo, transmitida por Internet. “La dificultad estriba en el muestreo porque el medio ambiente selvático es muy complejo, la parte superior suele ser más bien inaccesible y las criaturas son muy pequeñas”, añadió.

Por ello, Bassets y sus colegas recalcan en su artículo que la originalidad de su investigación reside en el recuento intensivo de especies de artrópodos en un reducto local, facilitando así la extrapolación global de unos buenos datos empíricos de partida. Hasta ahora, explicó Bassets en la presentación, las investigaciones se han centrado en uno o pocos tipos de artrópodos, mientras que ellos han abarcado todos aplicando 14 técnicas complementarias de captura dirigidas a grupos de especies específicas, como escarabajos, moscas, abejas, hormigas, ácaros o termitas. Como continuación del proyecto, el equipo está ya trabajando en un nuevo muestreo intensivo, esta vez en Papúa-Nueva Guinea.

Suelo, hojas de las plantas, madera seca y viva... los hábitats de los artrópodos son bien variados dijo Maurice Leponce, del Instituto Real de Bélgica para Historia Natural, y el equipo planificó la recolección para abarcarlos todos. El trabajo de campo se hizo en 2004-2005 en los puntos elegidos, media hectárea en total, en la reserva de San Lorenzo, de 600.000 hectáreas.

Si hay seis millones de especies es posible llegar a conocerlas todas

Después vino la laboriosa y lenta tarea de etiquetar y clasificar las capturas, explicó Frode Odegaard, del Instituto Noruego de Investigación de la Naturaleza. En total, más de un centenar de personas participaron en la identificación, proceso para el cual se recurrió a expertos en las diferentes especies. El trabajo incluyó el estudio detallado de prácticamente cada espécimen, la comparación con colecciones de referencia. Entre el 60% y un 70% del total pueden ser especies no descritas hasta ahora, según las estimaciones basadas solo en los escarabajos, añadió Odegaard.

“Mientras que se han asignado inmensos recursos para hacer el mapa de nuestros genes, para resolver estructuras subatómicas y para buscar vida extraterrestre, hemos invertido mucho menos en averiguar con quién compartimos la Tierra. No logro entender por qué este tipo de investigaciones ha de hacerse con un presupuesto precario”, reclama Bassets. “Creo que ha llegado el momento de pensar a lo grande también en ecología”.