Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscal rebaja la petición de condena de cárcel de Morín a 273 años

La acusación retira varios abortos ilegales incluidos en la causa inicial, que reclamaba 309

La fiscalía ha rebajado este jueves a 273 años la petición de condena de cárcel a Carlos Morín, el médico acusado de practicar supuestos abortos ilegales en tres clínicas ginecológicas de Barcelona hasta 2007, de los que únicamente 15 serían de cumplimiento efectivo en prisión. En las conclusiones de la vista oral, la fiscal modifica su demanda previa de 309 años tras retirar de la causa una docena de casos que se le atribuían inicialmente, ya que se encuadran en los supuestos previstos en la nueva ley, y acusa al facultativo de 89 delitos de aborto, asociación ilícita y un delito continuado de falsedad documental.

La fiscal rechaza que el doctor actuara porfilantropía o por ánimo de ayuda a sus pacientes como asegura la defensa, sino que lo hizo movido únicamente por el dinero. ha negado que el proceso sea una causa ideológica en contra de la interrupción del embarazo, sino en contra de los abortos practicados fuera de la ley.

La fiscalía también mantiene la acusación a los 11 ginecológos y anestesistas colaboradores de Morín imputados en la causa y constata la validez de la testigo protegida que, pese a declarar durante el juicio no acordarse del grueso de las acusaciones, sí que aportó datos relevantes para la investigación durante el periodo de instrucción.

Según la investigación, Morín y su equipo facilitaron el aborto de mujeres con un embarazo que superaba los siete meses y medio. Además, justificaban los abortos practicados a las 22 semanas acogiéndose a la antigua ley del aborto española, que permitía interrumpir el embarazo en cualquier momento si este ponía en grave riesgo la salud física o mental de la madre. Sin embargo, la mayoría de las mujeres ni siquiera eran visitadas por un especialista.

Para camuflar esas irregularidades, Morín contaba con la ayuda de dos psiquiatras que firmaban los informes sin haber visto a las pacientes. Para ellos, la fiscalía pide 62 y 201 años de cárcel.