Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU niega el permiso de residencia a homosexuales casados con americanos

La ley prohíbe que ciudadanos norteamericanos soliciten un permiso de residencia para sus parejas si se trata de un matrimonio entre personas del mismo sexo

El gobierno de Estados Unidos ha denegado el permiso de residencia a cinco homosexuales extranjeros casados con norteamericanos y entre los que se encuentra una ciudadana española. Las cinco parejas denunciaron el pasado mes de abril la Ley de Defensa del Matrimonio, conocida como DOMA, y que prohíbe reconocer a nivel federal las uniones entre personas del mismo sexo.

“La verdad es que lo esperábamos, pero no deja de ser frustrante y decepcionante”, comenta María del Mar Verdugo, la española que formó parte de la demanda y que acaba de recibir una carta con la negativa. “Nos recuerda que no podemos perder la esperanza y que tenemos que seguir en la lucha”.

Verdugo contrajo matrimonio hace un año con la ciudadana norteamericana Heather Morgan, quien inició los trámites para lograr su permiso de residencia. Sin embargo, las autoridades de inmigración se lo han denegado ahora escudándose en la ley DOMA, que desde 1996 anula a nivel federal el matrimonio gay, a pesar de que está legalizado en siete Estados y en la capital, en el Distrito de Columbia. El Departamento de Justicia afirmó en febrero de 2011 que, coincidiendo con la visión del presidente Obama, dejaría de defender esta ley en los tribunales, pero está obligado a respetarla en aquellas áreas donde tiene vigencia.

“La ley DOMA tiene competencias en muchos ámbitos al tratarse de una ley federal, pero es especialmente dura en cuestiones relacionadas con la inmigración”, explica Tom Plummer, uno de los abogados de la organización Immigration Equality que representa a los denunciantes. Las parejas del mismo sexo en las que uno de los miembros sea extranjero pueden casarse en varios Estados, pero DOMA impide que demanden después un permiso de residencia como en el caso de parejas heterosexuales.

A pesar de la negativa del Gobierno, las cinco parejas han dado ya su siguiente paso y han denunciado la inconstitucionalidad de la ley DOMA ante un juez federal por considerar que discrimina en su contra. Si ese caso evoluciona, se unirá a otros tres que, por diferentes vías, podrían obligar al Tribunal Supremo a pronunciar su sentencia sobre el matrimonio homosexual el próximo año. Entre ellos se encuentra una solicitud de la Administración Obama, presentada hace unas semanas. 

La organización Immigration Equality también ha procedido a solicitar al presidente que congele las peticiones de permisos de residencia, realizadas por parejas homosexuales, dados los diferentes casos pendientes en los tribunales y que podrían terminar revocando la ley DOMA el año que viene. “Sólo pedimos que intervengan para que estas familias puedan permanecer unidas hasta que haya una resolución definitiva”, afirma Plummer. “Creemos que la Administración Obama puede impedir que se sigan denegando estos permisos, tienen la capacidad de congelar el proceso teniendo en cuenta que dependen de una legislación que ha sido denunciada ante los tribunales”.

Según el abogado, esta reclamación, así como las tres demandas ante diferentes jueces federales, coinciden con un período en el que varios estamentos políticos parecen estar de acuerdo en que las autoridades judiciales deben pronunciarse acerca de esta ley. El presidente Obama, que defendió la legalidad del matrimonio homosexual en mayo, coincide con el fiscal general en que DOMA no es constitucional. Y varios jueces en Nueva York, Boston y California, así como el tribunal de apelaciones de Massachussetts, respaldan su opinión.

“Esperamos que tanto los que están a favor de esta ley como los que están en contra accedan a que los tribunales revisen la normativa en base a su constitucionalidad y pronto sepamos qué es lo que va a pasar”, afirma Verdugo.

Verdugo, que reside en Nueva York con su pareja, dispone de un visado de trabajo en Estados Unidos que caducará a finales de 2013. Si los jueces de la corte suprema declaran que la DOMA es inconstitucional, Verdugo y Morgan podrán permanecer en el país. De lo contrario, Verdugo dependerá de renovar su permiso o conseguir uno nuevo, pero no podrá obtenerlo a través de la nacionalidad de su esposa mientras DOMA siga vigente.