Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad publica la lista definitiva de fármacos excluidos

Almax, Fortasec, Voltaren, Acetilcisteina o Mucosan entre los medicamentos desfinanciados

Se financiarán en casos como el de los enfermos oncológicos pero no contempla el criterio médico

Algunos de los medicamentos que serán excluidos de la financiación pública.  EFE
Algunos de los medicamentos que serán excluidos de la financiación pública. / EFE

El Ministerio de Sanidad ha publicado hoy en su web el listado de 426 medicamentos que a partir del 1 de agosto quedarán excluidos de la financiación pública. Entre los fármacos, de uso común, están algunos como el Mucosan, Bisolmed o Romilar indicados para catarros; Fortasec, para la diarrea; o Zovirax, para los herpes. Estos más de 400 productos permanecerán incluidos en la prestación pública solo para algunos pacientes, como los enfermos oncológicos, personas con Enfermedad de Crohn o colon irritable, o síndrome de Sjögren. En total siete grupos de patologías.

El proyecto que ha publicado Sanidad no incluye a enfermos crónicos, tampoco deja abierta la puerta al criterio médico, a pesar de que la ministra de Sanidad, Ana Mato, afirmó el miércoles tras una reunión en el consejo interterritorial con los responsables autonómicos que ambas cosas se tendrían en cuenta.

Los expertos critican la falta de consenso y de consulta con la que se ha elaborado la medida

La medida, con la que Sanidad espera lograr un ahorro de 458 millones de euros y que se recogía en el decreto de la reforma sanitaria, sin embargo no convence a todos. Andalucía y País Vasco, criticaron en el consejo interterritorial la falta de consenso con la que se había elaborado el listado de fármacos. También los farmacéuticos y los médicos están disgustados por la forma en que se han seleccionado los medicamentos, sin consenso, sin consultar a las sociedades médicas y científicas. Sanidad, en su documentos asegura haber tenido en cuenta para la selección elementos como que estos productos están indicados para "síntomas menores", que son fármacos que comparten princpio activo con otros que se venden sin receta, que se consideran "publicitarios" en el entorno europeo.

Pero a pesar de que la ministra Mato afirmó que se desfinanciaban fármacos "ineficaces" y "obsoletos" uno de los principios que se ha tenido en cuenta es, según el documento de sanidad "que el principio activo cuente con un perfil de seguridad y eficacia favorable y suficientemente documentado a través de años de experiencia y un uso extenso".

“No sé con quién ni con qué criterios se han consensuado estas enfermedades que se establecen como excepciones. Podrían haber añadido otras: fibrosis quística, algún tipo de gastritis”, se pregunta Josep Basora, presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc). Para este experto el criterio seguido para la desfinanciación es “muy discutible” y se queja de que el documento de Sanidad no recoja el criterio de los facultativos. “Las clasificaciones dejan cosas fuera, y eso se suple solo teniendo en cuenta criterios médicos”, apunta.

Los fármacos desfinanciados no son fármacos de primera vía. Sirven para el tratamiento de la acidez, el resfriado, la tos, algunas dermatitis, los procesos inflamatorios, la diarrea, el estreñimiento… Pero pueden ser fundamentales para algunos pacientes. También ayudar a pacientes graves a complementar sus tratamientos.

"¿Cómo se han acotado estas enfermedades que se establecen como excepciones?", se pregunta un médico

Para la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública la lista incluye fármacos muy importantes para el tratamiento de ciertas patologías. Es el caso, por ejemplo, de la acetilcisteina, que utilizan personas con fibrosis quística, fibrosis pulmonar o EPOC; o de la codeína, un fármaco muy útil para atajar la tos pero que también se emplea como tratamiento del dolor.

Las lágrimas artificiales, desfinanciadas también, se utilizan en varias patologías que producen el llamado síndrome de ojo seco. Una de ellas, el síndrome de Sjögren, está recogida en las excepciones de Sanidad. No así muchas otras que precisan este producto: la artritis reumatoide, enfemedades interticiales del pulmón, infección VIH, linfomas, sarcoidosis, cirrosis biliar primaria, hepatitis C, insuficiencia renal crónica…

Más información