Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanción a las universidades que incumplan su presupuesto

Las autonomías deberán castigar a los campus por la medida de Educación

Las tasas que pagan los estudiantes suben, las comunidades autónomas darán menos dinero a sus centros superiores y las universidades tendrán que apretarse aún más el cinturón si no quieren ser sancionadas. Las que incumplan los límites de gasto de sus cuentas sufrirán “consecuencias punitivas” a partir del curso siguiente al que se produzca la desviación presupuestaria, según señaló el viernes el ministro de Educación, José Ignacio Wert, que ha incluido a las universidades en la Ley de Estabilidad Presupuestarias.

El Consejo de Ministros aprobó un real decreto ley que incluye nuevas medidas de recorte para los centros de enseñanza y fija una amplia subida de las tasas universitarias con una horquilla que deberán regular las comunidades autónomas. Supondrá un máximo de 540 euros anuales más por alumno, según las estimaciones oficiales. El sistema de sanciones para las universidades que incumplan sus presupuestos también queda a cargo de los Gobiernos regionales.

Las universidades españolas llevan años denunciando la “asfixia económica” y ajustando sus cuentas. Las medidas aprobadas ayer no incluyen más financiación para las universidades. Lo que abonen de más los estudiantes se restará de la aportación de las comunidades autónomas, obligadas a reducir a la mitad su déficit público, fijado en 2012 en un 1,5%.

Otro de los aspectos es que los extranjeros no ciudadanos de la Unión Europea o no residentes en España tendrán que pagar el total de los estudios, salvo que existan acuerdos en los países de origen. El texto aprobado ayer fija un nuevo sistema de cálculo de las tasas universitarias con un incremento de hasta el 66% que ha recibido críticas de sindicatos, la amenaza de movilizaciones por parte de los estudiantes y la resistencia a ponerlo en marcha de algunas comunidades autónomas.

Para empezar, ni siquiera existe un sistema homogéneo de cálculo de tasas. Hasta ahora, el precio se incrementaba cada año aplicando el IPC más una horquilla de cuatro puntos. Ahora, las comunidades deben fijar estas tarifas con un baremo nuevo: lo que cuesta cada titulación. Sobre este punto no hay consenso, algo que puede ampliar aún más la brecha entre lo que pagan los estudiantes de una y otra autonomía.

El Ministerio de Educación ha ofrecido las líneas gruesas de la propuesta y las regiones deben hacer el cálculo fino. ¿A qué cantidad le aplican la horquilla de entre el 15 y el 25%? ¿Cuánto cuesta cada carrera?

Las universidades trabajan con estimaciones y no con el coste real, una cifra que “será imposible calcular a tiempo” para aplicarlo en las matrículas del curso que viene, según el experto en financiación Juan Hernández Armenteros. Este docente de la Universidad de Jaén participó en abril de 2010 en la comisión ministerial que intentó impulsar, sin éxito, el cálculo de estos costes en las universidades españolas.

Andalucía admite que no lo tendrá listo para junio. Madrid espera afinarlo este mismo mes, aunque algunas de sus universidades advierten de que no lo van a cerrar a tiempo. Cataluña considera que dividir el presupuesto total entre el número de estudiantes es un cálculo “robusto”.

“El ministerio ha aprobado un acuerdo inaplicable a pesar de estar perfectamente informado de que no iba a dar tiempo”, señala José Carrillo, rector de la Complutense de Madrid, la universidad presencial más grande de España, que admite que trabajará con estimaciones.

Javier Uceda, rector de la Universidad Politécnica de Madrid, critica la “superficialidad” de este nuevo sistema de tasas “que dependerá del color político de cada Gobierno regional”. Recuerda además que las ingenierías tienen una mayor tasa de fracaso y repetidores, por lo que pide que no se aplique de forma lineal la penalización que supone que los alumnos que se matriculan hasta cuatro veces en un curso cubran hasta el el 100% del coste.