Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ofensiva de la Casa Blanca para defender la Ley contra la Violencia de Género

La aprobación de la norma suma una nueva controversia entre demócratas y republicanos

En EE UU cada día mueren tres mujeres a manos de sus parejas

Joe Biden, el acto a favor de la Ley contra la Violencia de Género en la Casa Blanca.
Joe Biden, el acto a favor de la Ley contra la Violencia de Género en la Casa Blanca.

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, defendió ayer la reforma de la Ley contra la Violencia de Género (VAWA en sus siglas en ingles). Biden, que fue el impulsor de la primera versión de la norma en 1994, organizó un acto en la Casa Blanca para explicar los logros de la ley y la importancia de que la reforma cuente con el mayor número de votos posible. “El hecho de que una mujer sepa que tiene derecho a negarse a tolerar cualquier abuso físico o psicológico en cualquier circunstancia ha pasado a formar parte de nuestra cultura cívica y social”, ha recalcado en varias ocasiones.

En EE UU una de cada cuatro mujeres y uno de cada 13 hombres es víctima de violencia de género, dos millones de personas al año son atendidas por lesiones relacionadas con abusos en el ámbito doméstico y cada día tres mujeres fallecen a manos de sus parejas, según datos del Departamento de Justicia. Una cifra que se triplica entre la población tribal. “Ninguna comunidad está a salvo de la violencia doméstica”, señaló Valerie Jarret, principal asesora de Barack Obama.

La Administración Obama ha intensificado la defensa del nuevo texto de la norma que está previsto que se vote este jueves en el Senado. La nueva ley es un ejemplo más de la división entre el Partido Demócrata y Republicano. Si las anteriores versiones de la norma, en 1994, 2000 y 2005, contaron con un respaldo casi unánime del Congreso estadounidense, la actual, de momento, solo tiene el apoyo de ocho senadores republicanos.

El hecho de que una mujer sepa que tiene derecho a negarse a tolerar cualquier abuso físico o psicológico en cualquier circunstancia ha pasado a formar parte de nuestra cultura cívica y social"

Joe Biden

“Me parece increíble que 18 años después estemos discutiendo sobre la necesidad de una ley que se ha demostrado que ha sido un éxito en la lucha contra la violencia contra las mujeres”, ha dicho Biden que, en su discurso, ha llamado la atención sobre los avances que se han logrado desde que la norma fue aprobada en 1994.

La nueva reforma de la ley -impulsada por el senador republicano Mike Crapo y el demócrata Patrick Leahy- extiende la protección a gais, lesbianas y transexuales y la refuerza en los jóvenes, favorece la entrega de visados a inmigrantes indocumentados que hayan sido víctimas de la violencia de género y permite a los americanos nativos procesar a los agresores que no pertenezcan a sus mismas tribus. Los republicanos se oponen al nuevo texto alegando que la norma deja una puerta abierta a la inmigración ilegal y que se corre el riesgo de distorsionar el propósito de la ley al ampliar el amparo a otros colectivos minoritarios.

El debate de la VAWA en el Senado coincide con una ofensiva demócrata denunciando la falta de sensibilidad republicana en relación con los derechos de la mujer en lo que se ha convertido en una lucha de ambos partidos por atraer al voto femenino de cara a las elecciones presidenciales de noviembre. La división en torno a la reforma de la ley es un ejemplo más de la brecha existente entre ambas formaciones en las cuestiones relacionadas con las mujeres, que viene precedida de las polémicas a cuenta de las políticas anticonceptivas de Obama, las leyes restrictivas del aborto en varios Estados republicanos o la figura del ama de casa. “¿Qué mensaje van a enviar a nuestras hijas o a las mujeres que están prisioneras en sus casas víctimas de sus maridos los que voten en contra de la reforma?”, se preguntó Biden con indignación.

El debate de la ley coincide con una ofensiva demócrata denunciando la falta de sensibilidad republicana en relación con los derechos de la mujer

El Fiscal General del Estado, Eric Holder, también cuestionó que la disposición esté siendo objeto de debate en el Congreso y dio algunas cifras que ilustran la importancia de la norma. “Desde 1994 ha descendido en un 30% el número de muertes provocadas por la violencia doméstica y se han incrementado en un 51% las denuncias de este tipo de delitos. Sin embargo aún queda mucho por hacer”, advirtió el Fiscal General.

El pasado 16 de marzo las senadoras demócratas intervinieron en la Cámara alta para defender la necesidad de que la reforma de la ley no fuera tratada como un arma arrojadiza entre ambos partidos y contara con el apoyo mayoritario del Senado. Biden, no obstante, se ha mostrado “optimista” respecto del apoyo final de una norma cuya aprobación en 1994 es de lo que “más orgulloso” de siente tanto en su “carrera personal como profesional”, según confesó.

Más información