Bruselas insta a incentivar el aumento de mujeres en puestos directivos

La vicepresidenta Reding afirma que la presencia femenina “beneficia a las empresas” La Eurocámara respalda la implantación de cuotas en las compañías

La Comisión Europea aprovecha cada ocasión para allanar el camino para la implantación de cuotas obligatorias en las empresas. La vicepresidenta y comisaria de Justicia y Derechos Fundamentales y Ciudadanía, Viviane Reding, lo ha hecho hoy durante la celebración en el Parlamento Europeo del Día Internacional de la Mujer. Allí, en un acto en el hemiciclo ha recordado que las mujeres representan un 60% de los licenciados universitarios, pero que a pesar de ello hay muy pocas en puestos de toma de decisión en las empresas. Reding ha pedido a los Estados miembros que tomen medidas para incentivar la incorporación de “todo ese talento” a los puestos de responsabilidad de las compañías. “¿Por qué es importante contar con más mujeres en la empresa, más directivas, más consejeras. Porque es beneficioso para las propias compañías; y los empresarios deben ser conscientes de que tener en cuenta ese factor es una gran oportunidad. Las autoridades nacionales deben incentivar eso”, ha dicho.

Solo el 2,4% de las mujeres llega a presidir grandes compañías

Ya el lunes la Comisión Europea abrió una consulta pública para sondear sobre las medidas a tomar para acabar con la desigualdad que implica que solo el 13% de los sillones en los consejos de administración estén ocupados por mujeres. "La autorregulación no ha funcionado", dijo Reding, y es hora de ver qué medidas legislativas se pueden emprender, entre ellas la implantación de cuotas obligatorias. Un sistema que funciona desde hace años en Noruega –donde las muejes han pasado de ocupar menos del 10% de los puestos en los consejos en 2003 al 42% en 2010—y por el que ya se han decantado países como Francia, Holanda, Bélgica o Italia. Todos ellos aprobaron en 2011 leyes que obligan a las empresas a tener un mínimo de mujeres en sus órganos de representación, aunque les dan varios años para adaptarse.

En España, la ley de igualdad se marcaba el objetivo de la paridad (un 40% de mujeres) en los puestos de reposabilidad de las empresas. Sin embargo, era solo una recomendación. El objetivo, de hecho, no se ha cumplido. Solo el 11,5% de los sillones en las cúpulas directivas del sector privado están ocupados por mujeres.

También la Eurocámara apoya las cuotas. Hace un año aprobó dos informes en los que instaba a la Comisión y a los Esatados miembros a aplicar este sistema. Hoy su presidente, Martin Schultz, ha reiterado esa petición, ha asegurado que apoya la propuesta de la Comisión y se ha mostrado partidario de luchar contra esa discriminación con “instrumentos jurídicos”. “Las mujeres ya superan a los hombres en número de graduados universitarios. Sin embargo, solo el 2,4% llega a presidir grandes compañías en Europa, donde únicamente el 3,2% de las empresas están lideradas por mujeres. Son cifras aterradoras”, ha dicho.

La Comisión Europea
cree no se está aprovechando
el talento femenino

La estrategia 2020 de la Comisión Europea aspira a lograr un 75% de empleo en ese año. Algo “imposible”, ha dicho Reding, sin incluir a las mujeres. “Solo con hombres no se va a lograr ese objetivo, así que necesitamos más mujeres; también en los puestos más amplios. Es fundamental para cambiar la dinámica”, ha afirmado.

Para la Comisión Europea, no se está aprovechando el talento femenino. La mujer sigue sufriendo discriminación al a hora de acceder a su primer empleo y también después, para ascender. “La calidad de las mujeres como trabajadoras y su gran formación no se traducen después en más empleo o mejores condiciones de trabajo”, ha criticado la vicepresidenta de esta institución, que ha recordado también que las mujeres ganan, de media, un 17% menos que los hombres en la UE.

Un dato “intolerable” para el presidente de la Eurocámara, que ha reclamado más medidas de control y más fórmulas para evitar que el empleo femenino se concentre en las profesiones menos remuneradas. Y es que son varias, según los expertos, las causas de la desigualdad retributiva. Para la Comisión no hacen falta más leyes. Esta situación está prohibida desde 1950, y una directiva de 2006 ahondó en el problema. “El trabajo legislativo ha dado sus frutos, así que cada vez hay menos discriminación directa. Sin embargo, la desigualdad sigue existiendo”, ha declarado Reding, quien ha revelado que la Comisión prepara para 2013 un informe sobre la brecha salarial y que a la luz de los primeros esbozos los Estados miembros cumplen. “Sin embargo, se mantienen fórmulas directas que fomentan esta discriminación. “Son más las mujeres que trabajan a tiempo parcial, las bajas por maternidad son más frecuentes que la de paternidad y también son ellas las que están presentes en aquellos empleos peor remunerados”, ha apuntado la vicepresidenta.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

María R. Sahuquillo

Es jefa de la delegación de Bruselas. Antes, en Moscú, desde donde se ocupó de Rusia, Ucrania, Bielorrusia y el resto del espacio post-soviético. Sigue pendiente de la guerra en Ucrania, que ha cubierto desde el inicio. Ha desarrollado casi toda su carrera en EL PAÍS. Además de temas internacionales está especializada en igualdad y sanidad.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS