Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La salud del planeta, pendiente de China y las presidenciales en EE UU

El curso electoral será el gran condicionante de la política medioambiental de Obama

Pekín podría consolidar este año sus sistemas de intercambio de emisiones de carbono

Emisiones contaminantes de una refinería en California.
Emisiones contaminantes de una refinería en California.

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos, el aumento del consumo energético en China, la reducción de los recursos alimentarios del planeta, el desarrollo de las energías renovables y la VI Conferencia Mundial sobre Medio Ambiente que tendrá lugar este año en Río de Janeiro (Brasil) van camino de convertirse en las noticias medioambientales de 2012, según las previsiones del Instituto de Recursos Globales, publicadas este martes en Washington.

“No estamos aquí para hacer predicciones”, reconoce Manish Bapna, director del Instituto, “sino para relacionar las tendencias del año que hemos dejado atrás”. Dos temas han marcado la actualidad de los últimos doce meses, con efectos claros sobre el medio ambiente. La crisis económica condicionó la inversión en energías renovables, las ayudas a países en desarrollo y la lucha contra el cambio climático. La pugna por la igualdad, representada desde comienzos de año por las revueltas en países árabes y después del verano en EE UU gracias al movimiento Ocupa Wall Street, también marcó las negociaciones en la última cumbre mundial del cambio climático, celebrada en Durban.

Obama podría aparcar regulaciones para reducir las emisiones si ponen en riesgo su reelección

Bapna se apoya en estos factores para poner la mirada en EE UU, donde el curso electoral será el gran condicionante de la política medioambiental del país. A pesar de que la lucha contra el cambio climático fue uno de los temas de la campaña de Obama en 2008, el presidente podría aparcar nuevas regulaciones para reducir las emisiones contaminantes si suponen demasiado riesgo para su reelección. Si el medio ambiente y el cambio climático se convirtieran en un tema de campaña, podría condicionar las medidas que tome el próximo Gobierno.

EE UU también estará pendiente de una posible guerra comercial con China, el otro protagonista de la actualidad este 2012, al que acusa de entregar financiación pública a la industria de paneles solares y venderlos después en el mercado norteamericano. El gigante asiático deberá dar, además, señales claras de su compromiso con el medio ambiente. El Gobierno chino podría consolidar este año sus sistemas de intercambio de emisiones de carbono y la reducción de los niveles de consumo de carbón por parte de la industria.

2012 también puede convertirse en el primer año en el que energías renovables como los paneles solares o la energía eólica den muestras de competitividad de precios, en comparación con las energías fósiles, en mercados puntuales. La cumbre en Río demostrará además si prospera la apuesta europea por las economías ‘limpias’ o la estadounidense, que aboga por implicar al sector privado.