Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cualquier excusa es buena para una fiesta verde

Termina la Navidad y dentro de poco llegará el Carnaval, y entre medias, y más adelante, habrá cumpleaños, bodas y todo tipo de celebraciones. Cualquier evento festivo puede y debe ser sostenible. Por pistas que no quede

La Navidad da sus últimos coletazos y los contenedores de las calles denotan que el consumo se ha vuelto a disparar, algo que alcanzará su cénit en el día de Reyes. Todo tipo de envases y embalajes saturan esos contenedores y, posiblemente, dentro de unos días sobresalgan de ellos algún árbol (natural o artificial) o juguetes a los que no se les ha sabido dar un destino adecuado. En estas fechas, como en otras llamadas a celebrar cualquier evento, se insiste en cumplir con algunas de las máximas de la sostenibilidad: reducción, reutilización y reciclado frente a usar y tirar; comprar productos de comercio justo y/o ecológicos y reducir el consumo de agua y energía.

Para completar estas tres máximas y llevarlas a la práctica con ideas y ejemplos concretos se cuenta, al menos, con dos herramientas. Una de ellas la aporta Ecologistas en Acción y sus ingenios de producción colectiva (IPC), una recopilación de proyectos en torno a varios ejes temáticos, entre los que está el ocio, además de otros colaterales que también ayudan a montar fiestas más ecológicas, como la alimentación, el transporte o el sector textil. Otra herramienta es la guía Ecofiestas en el hogar, cuyo subtítulo no deja lugar a dudas sobre la intención de la publicación: cómo organizar fiestas en casa respetando el medio ambiente y sin complicarte la vida. La guía está editada por la Fundación Crana (Centro de Recursos Ambientales de Navarra) y el Foro de Consumo Responsable de Navarra y da pistas útiles, que van desde la información previa a los invitados sobre la asistencia a una fiesta de bajo impacto, fomento del transporte público (información de líneas y paradas) o los vehículos compartidos; carteles con temática ambiental (hasta la música puede tener ese mensaje); regalos adaptados a las necesidades del destinatario...

Las bodas verdes son posibles. Vídeos, anillos, ramos y hasta la lencería pueden ser sostenibles.

En el caso de los regalos de cumpleaños, y especialmente los de niños y niñas, se propone hacer uno conjunto sabiendo previamente las necesidades y gustos del anfitrión, que no diez o doce de más dudosa funcionalidad. Hablando de regalos, uno de los más sostenibles que se puede hacer es compensar la huella de carbono que genera la propia fiesta. El proyecto CeroCO2, promovido por la ONG Ecodes (Ecología y Desarrollo), es una de las iniciativas de este tipo que calcula y propone maneras de compensar las emisiones producidas en cualquier evento.

Muchas de estas ideas habrá que ponerlas ya en práctica en el próximo Carnaval. Tanto el portal Consumer de la Fundación Eroski, como el Bioblog Naturaofrecen información válida, que va desde elegir una temática relacionada con el medio ambiente (cambio climático, consumo de agua y energía, energías renovables, especies protegidas....) a fabricar tu propio disfraz, reutilizar o transformar los usados en otras ocasiones o intercambiarlos con amigos o familiares. Las fiestas en discotecas suelen cerrar las noches de Carnaval. Aunque en España no se estila aún la idea de la disco sostenible, desde Holanda, el proyecto Sustainable Dance Clubpermite conocer algo sobre ellas, incluidos los suelos que generan energía a partir de las pisadas de las personas al bailar.

Fuera de España está también más arraigada la celebración de "bodas verdes", o al menos las iniciativas empresariales que se vuelcan con esta opción. Es el caso de The Natural Storey I Do Foundation. La fotografía y el vídeo, los anillos, los vestidos y trajes, ramos de flores, perfumes, lencería... todo puede proceder de producciones basadas en el respeto al entorno y a las personas que los elaboran. En este sentido, hay tiendas de comercio justo, como las de Setem, que promocionan alternativas para celebrar bodas más solidarias, que sirven además para dar a conocer a más personas los productos y proyectos que venden e impulsan.