Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las delegaciones empiezan a abandonar Durban mientras Sudáfrica sigue negociando

El tiempo juega en contra de un acuerdo que pacte en qué fecha debería haber un tratado climático

La Cumbre de Durban consume las horas como si no hubiera prisa. Los principales países siguen negociando a puerta cerrada un texto que pacte en qué fecha y en qué forma debería haber un tratado climático. En teoría, la cumbre acababa ayer, pero la presidencia sudafricana ya se prepara incluso para seguir mañana.

Esto ha generado problemas porque muchos delegados se están marchando o lo harán a lo largo del día. En el centro de convenciones no es raro ver a gente con maletas. No es la primera vez que una cumbre se alarga -la última vez fue en Bali, en 2007, pero entonces a mediodía ya se estaba aprobando un texto-. El sábado a primera hora de la tarde ni se atisba, y una vez que aparezca aún tiene que ser aprobado en un pleno en el que cualquiera puede bloquearlo.

Durban, sin embargo, consumió buena parte del día de prórroga sin agenda oficial. La presidencia sudafricana intentaba buscar un punto de acuerdo entre las posturas de la UE (que quiere un acuerdo para que haya un nuevo protocolo climático en 2015 que entre en vigor en 2020) y China y EE UU. Estos, con argumentos distintos, no quieren decir ya que debería ser un tratado internacionalmente vinculante.

La secretaria de Estado de Cambio Climático en funciones, Teresa Ribera, es de las que se ha marchado con todo por decidir. Según ha explicado antes de partir de vuelta a Madrid: "El sentimiento común es que el texto es mejorable". El texto es el que presentó Sudáfrica anoche y que dejaba todas las opciones abiertas, una forma de seguir negociando en Catar en 2012.

El problema ya es el tiempo, lo que ha generado críticas a la gestión de Sudáfrica, ya que presentó los borradores el viernes por la noche, después de casi dos semanas de negociación. "Hubiera podido haber margen de mejora en el empleo del tiempo", señaló Ribera.

Mientras, todo es expectación y cábalas. Los bares del centro de convenciones están avisados de que podría seguir el domingo.