Una terapia génica protege contra el VIH a ratones

El tratamiento podría ser una alternativa a la vacuna

La búsqueda de una vacuna contra el VIH ha resultado, hasta ahora, un callejón sin salida. Por eso un experimento publicado por Nature, y llevado a cabo en ratones, puede ser otra vía para alcanzar una protección preventiva frente al virus.

La técnica consiste en inyectar a los animales con un adenovirus modificado, al que se le ha incluido un gen que codifica anticuerpos contra el VIH tomado de pacientes con resistencia a la infección. El resultado es que si luego se exponía a los animales al virus, su organismo era capaz de defenderse.

La técnica utilizada por David Baltimore y sus colegas del California Institute of Technology de Pasadena es la clásica en este tipo de terapias: se toma el adenovirus y se le introduce el gen que se quiere inculcar al paciente (ratón en este caso). Cuando el virus infecta al individuo, le transmite los genes que lleva (es el mismo mecanismo que usa el VIH precisamente) y al expresarse estos se crean los anticuerpos.

Más información
Un prototipo español de vacuna contra el VIH supera la primera fase
Un hallazgo relanza la búsqueda de la vacuna contra el VIH

El resultado fue muy bueno. A las 52 semanas, los ratones seguían siendo capaces de protegerse frente al VIH, y eso que se los sometió a dosis 100 veces superiores las esperables en un proceso natural.

Sin embargo, aún es pronto para lanzar las campanas al vuelo. En la historia del sida se ha visto que muchas veces lo que funciona en ratones y en monos luego no se repite cuando se trata de personas. Pero al menos es una opción mientras se consigue lo que se considera que será la solución definitiva: la vacuna preventiva.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS