Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocupa Wall Street revive el activismo estudiantil en EEUU

Los universitarios protestan por el aumento de las matrículas, la dificultad para pagar préstamos y la complicada integración en el mundo laboral

El movimiento Ocupa Wall Street ha provocado en los campus universitarios de Estados Unidos el mayor resurgimiento de activismo estudiantil desde los años sesenta del siglo pasado. Sus críticos acusan a ese movimiento nacido en Manhattan de carecer de propuestas específicas. Pero en su desembarco en las aulas, eso ha cambiado. Los alumnos norteamericanos protestan por cosas concretas: el aumento de los gastos de matrícula, la dificultad para pagar préstamos o la muy complicada integración en el mundo laboral, por ejemplo. Y exigen medidas urgentes contra esos problemas.

En cinco años, las tasas de la Universidad de California han pasado de 4.062 a 12.000 euros ara aquellos estudiantes que estén empadronados en el Estado. En general, en todas las universidades públicas californianas, la media de tasas de matriculación es de 4.112 euros. En 2002 era sólo de 1.181 euros. Según una encuesta del Institute for College Access and Success, recogida por Reuters, el endeudamiento estudiantil ha crecido un 5% en un año. Dos tercios de los universitarios se licenció en 2010 con préstamos, y debe una media de 19.177 euros. El paro entre los recién licenciados es del 9'1%, igual que a nivel nacional.

Unas 2.000 personas se concentraron el lunes pasado en la Universidad de California en Davis, para protestar por el uso de gases lacrimógenos contra estudiantes en una movilización anterior. Han erigido, además, un campamento en el campus, compuesto por unas 100 tiendas. Los dos agentes que emplearon el gas, que envió a dos alumnos al hospital el cuatro de diciembre, han sido suspendidos temporalmente, al igual que el jefe de policía del campus. La rectora, Linda P. B. Katehi, ha encargado una investigación independiente. Los alumnos exigen su dimisión.

La Universidad de California fue la cuna de la protesta estudiantil de los años 60 en EE UU. Allí, en el campus de Berkeley, un grupo de estudiantes creó el llamado Movimiento de la Libre Expresión, que consiguió que el rectorado levantara la prohibición al activismo político estudiantil. Allí regresa ahora la protesta, y allí regresa, también, la represión policial. El nueve de noviembre, ante una protesta pacífica, la policía de la oficina del sheriff del Condado de Alameda golpeó con porras a los estudiantes. Intentaba evitar que establecieran un campamento en el campus.

Pero esto ya no son los años sesenta. En Davis y en Berkeley, como en los demás campus, los alumnos tienen ahora una herramienta poderosa: la cámara de vídeo. En la era de Internet, los vídeos de esos actos de violencia policial acumulan cientos de miles de visitas en la red de YouTube, e incrementan la presión sobre los gerentes universitarios para que eviten más campañas de represión como esas.

Los alumnos exigen ahora la dimisión del rector de Berkeley, Robert J. Birgeneau. Éste dijo, en un comunicado enviado el 10 de noviembre: "Lamentamos que, dada la orden de acabar con tiendas de campaña y desmantelar el campamento, la policía se viera obligada a utilizar sus porras para obedecer órdenes Sentimos las heridas provocadas a los manifestantes y también las recibidas por la policía". Pero sus palabras no han acallado el clamor en su contra.

La reacción de los diversos rectores ha provocado el nerviosismo de sus superiores. La Universidad de California consta de 10 campus distintos. El presidente de todos ellos, Mark G. Yudoff, expresó su preocupación por la represión policial en un comunicado emitido el pasado 20 de noviembre: "Como ya he dicho en el pasado, la libertad de expresión es parte del ADN de esta universidad, y las protestas pacíficas han sido durante mucho tiempo parte central de nuestra historia. Es un valor que debemos proteger con esmero. Ruego a los estudiantes que deseen manifestarse que lo hagan de una manera pacífica y legal. Y espero que las autoridades universitarias les permitan ejercer ese derecho".