Si los molinos cambiaran ...

Minimizar la sangría de buitres que producen los molinos de los parques eólicos sería posible con modificar la ubicación de algunos aerogeneradores, según un estudio realizado en la provincia de Cádiz por el Centro Superior de Investigaciones Científicas

Entre 1998 y 2008 murieron 342 buitres al chocar contra los aerogeneradores de 34 parques eólicos situados en Cádiz. Una cifra, que según el estudio publicado en la revista Biological Conservation que ha llevado a cabo el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el colectivo ornitológico Cigüeña Negra en esta provincia -la de mayor potencial eólico de España- se podría haber reducido de una manera importante si losmolinos se hubieran situado de la forma correcta. Porque los choques no se producen de manera aleatoria, sino en lugares determinados, como lo demuestra que en el área investigada todas las colisiones se concentraran en el 11% de las turbinas.

Para dar el visto bueno a un parque eólico, el proyecto se somete a una declaración de impacto ambiental en la que se analiza el daño que pueda tener sobre las aves. ¿Cómo? Contándolas. Un método que sujeto a un gran margen de error, según explica una de las autoras del estudio, la científica del CSIC en la Universidad Pablo Olavide Martina Carrete: "Puede haber fluctuaciones en las zonas transitadas por las aves, como por ejemplo, que cambie la posición de las fuentes de alimentación". O, como amplia otro de los autores del estudio, Paco Montoya, del Colectivo Cigüeña Negra, que la población aumente en ciertos momentos del año. "Por Cádiz pasan todos los jóvenes buitres del Sur de Francia y de la Península cuando llega la época de la dispersión. Entre octubre y diciembre tenemos diez veces más buitres".

El buitre es la especie que más sufre en los parques eólicos; su envergadura y su forma de volar, aprovechando las corrientes térmicas, le impide librarse de las peligrosas aspas

El equipo propone que se utilicen otras variables para conocer la relación real entre la abundancia de aves y su mortalidad, que consideren la distancia y tamaño de las colonias de cría y dormideros de la especie. "Los parques eólicos son especialmente dañinos para esta especie, porque el buitre es un ave muy grande que además no puede volar a mucha distancia, sino que aprovecha las corrientes térmicas para planear. Tienen poco margen de reacción para evitar las turbinas", aclara Montoya. Según datos de esta ONG, más de 2.000 aves murieron en parques eólicos en Cádiz hasta el año 2009.

Aerogeneradores de un parque eólico en la comarca de la Janda (Cádiz).
Aerogeneradores de un parque eólico en la comarca de la Janda (Cádiz).GARCIA CORDERO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS