Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat no aclara por qué suspendió dos intervenciones a la mujer fallecida por un aneurisma

El hospital Vall d'Hebron abre una investigación interna, aunque asegura que actuó correctamente

El director asistencial del hospital Vall d'Hebron de Barcelona, Jaume Roigé, ha defendido esta mañana la actuación del centro sanitario tras la querella presentada por la familia de Carmen Mesa, la paciente fallecida el pasado 16 de septiembre por un aneurisma cerebral. "Este hospital considera que actuó correctamente desde el punto de vista médico ya que destinó todos los recursos humanos y tecnológicos de los que disponía para el tratamiento de esta paciente que fue atendida correctamente en todo momento", ha asegurado Roigé, que ha informado que el hospital ha abierto una investigación interna cuyos resultados preliminares avalan la actuación del hospital.

Pese a estas declaraciones, ni el hospital ni el Departamento de Salud de la Generalitat han aclarado todavía las tres cuestiones clave de un proceso que terminó con el agravamiento del estado de salud de Carmen Mesa y su posterior muerte. La primera pregunta es por qué la paciente fue derivada desde el hospital Josep Trueta de Girona, donde ya había sido diagnosticada de un aneurisma, al Vall d'Hebron si, como quedó de manifiesto posteriormente, allí no se iba a poder llevar a cabo la intervención que necesitaba. Las otras dos cuestiones por aclarar son las causas que llevaron al Vall d'Hebron a suspender los pasados 8 y 9 de septiembre la intervención prevista.

Sin aportar más datos, Rougè ha insistido esta mañana en que el tratamiento y los recursos destinados a las patologías graves y urgentes "no ha sufrido ninguna modificación el contexto económico que estamos viviendo en la actualidad". Acerca de si el retraso a la hora de realizar la cirugía pudo ser el causante del fallecimiento de la paciente, Roigé ha asegurado que "la hemorragia subaracnoidea que es una enfermedad muy grave con un índice de mortalidad muy elevado que se acerca a la 40%". "Los quirófanos de urgencia se encontraban abiertos y siempre cuentan con personal auxiliar y de enfermería", ha añadido Roigé.

Por el momento el centro sanitario no ha concluido la investigación interna que está llevando a cabo, aunque según el centro los primeros resultados concluyen que "la actuación médica fue la correcta y que la derivación al hospital Clínic fue una decisión correcta ya que en aquel momento se encontraba en función de urgencias, y con los medios técnicos adecuados para llevar a cabo la operación de forma satisfactoria".

Carmen Mesa ingresó en el Vall d'Hebron el 7 de septiembre procedente del hospital Josep Trueta de Girona por un aneurisma, diagnóstico que fue confirmado por el Vall d'Hebron y para el que era necesario una intervención urgente. Pese a ello, la mujer tardó más de dos días en ser operada y tuvo que serlo finalmente en el hospital Clínic. En el Vall d'Hebron, por razones aun no aclaradas, la intervención fue suspendida dos veces.

La familia, según consta en la querella, denuncia que el personal del hospital les dijo que no fue posible operar a Mesa la tarde del día 7 porque no había quirófanos disponibles. Este hecho no consta en los informes médicos adjuntados, pero en ellos sí queda claro que la operación fue suspendida dos veces. El día 8 por la mañana, recogen los documentos del Vall d'Hebron, no puede llevarse a cabo la intervención "porque la sala en la que se realiza la angiografía no está disponible el sistema de road zapping, por lo que no se puede realizar el tratamiento endovascular". La intervención quedó entonces aplazada para la mañana del día 9. Carmen Mesa sufrió esa tarde un repentino agravamiento de su estado.

Al día siguiente, la intervención volvió a ser cancelada. "Al no ser posible el tratamiento quirúrgico previsto [el informe no especifica por qué], reunidos en sesión clínica neurorradiólogos, neurocirujanos, neurólogos e intensivistas, valoramos que la mejor opción para el paciente, dado el riesgo de un nuevo sangrado, es trasladarla al hospital Clínic". Allí es operada a las 23.34, pero la paciente falleció seis días después.