Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Nature' llora el declive del Centro Príncipe Felipe

La revista científica se hace eco del ere de la institución científica en su página web de noticias

El declive del buque insignia de la investigación valenciana ha llegado hasta uno de los puntales de la divulgación científica. La página web de noticias de la revista Nature publicó hace unos días un artículo en el que lamenta la crisis que afecta al Centro de Investigaciones Príncipe Felipe (CIPF) de Valencia, que a finales de octubre anunció la eliminación de la mitad de sus líneas de investigación, el cierre de 16 laboratorios, el despido de 108 de sus 248 trabajadores y la bajada del sueldo del resto de la plantilla.

Creado a bombo y platillo en 2005 por la Generalitat Valenciana, en un moderno edificio que costó 60 millones de euros (sufragados en un 70% con fondos europeos), el CIPF aspiraba a copar a base de investigaciones punteras los titulares de las mejores publicaciones científicas. Y así lo describe la famosa revista, al afirmar que el centro "ha producido publicaciones de alto nivel en medicina regenerativa y bioquímica"

Pero finalmente ha sido también en Nature donde el centro ha copado titulares por el recorte anunciado en la mitad de las líneas de investigación. Y en donde científicos extranjeros hablan de la crisis del centro español, en un artículo titulado Un instituto español afronta la crisis económica.

Así, Ludovic Vallier, de la Universidad de Cambridge explica que el Príncipe Felipe "es uno de los más importantes centros de investigación sobre células madre en el sur de Europa" y lamenta que "la pérdida de financiación y de recursos humanos será tremenda y hará retroceder la investigación española 10 años".

"Yo pensé que la idea era fabulosa, tenían conexiones internacionales y construían nuevas instalaciones", explica el bioquímico Billy Hudson, del Vanderbilt University de Nashville (Tennessee), que ha colaborado con investigadores del centro valenciano.

La bióloga investigadora Deborah Burks, del propio CIPF, señala en el artículo de naturenews que la crisis ha sido importante y ha pesado mucho en el destino del centro, pero también la achaca a la mala gestión de la institución y recuerda que los investigadores del centro han optado a ayudas para los proyectos de investigación que suponen entre 5 y 7 millones de euros anuales.

De hecho, los investigadores ya denunciaron hace días en rueda de prensa en Valencia que la Generalitat valenciana solo financia el mantenimiento del edificio y los sueldos de los trabajadores, y que los trabajos científicos se sufragan al 100% en concursos abiertos en los que compiten por su excelencia. Todas las líneas cuentan por tanto con financiación y son de calidad, explicaron. Es más, aseguraron que en el caso de aquellas líneas que el Consell ha decidido suprimir se deberán devolver los recursos obtenidos. Y ante la afirmación oficial de que se eliminan las líneas de investigación menos punteras, los investigadores fueron contundentes. "Es absolutamente falso".

El artículo también señala que la crisis que afecta al Príncipe Felipe ha sido provocada por un recorte de los fondos públicos aportados por la Generalitat. En seis años ha perdido el 50% de su dotación, al pasar de 9,7 millones de euros a 4,6 millones. Y 2011 se cerrará con una deuda de 5,7 millones. En naturenews también se recuerda que en 2009 un grupo de investigadores escribieron una carta en la que reclamaron la dimisión del director del centro, Rubén Moreno, que concurre el próximo 20-N en puestos de salida de la candidatura del PP al Congreso por Valencia.