Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El recorte en el centro Príncipe Felipe supone perder fondos de investigación

El recorte de plantilla y de líneas científicas del Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valencia lleva aparejada una pérdida, quizá no convenientemente calculada, de fondos de investigación de numerosas instituciones públicas. "Que inventen ellos". La vieja sentencia (paradójica) de Miguel de Unamuno la ha aplicado con diligencia la Generalitat, que acaba de darle la puntilla al buque insignia de la ciencia valenciana. Así lo creen los trabajadores del Príncipe Felipe, institución que acaba de anunciar un expediente de regulación de empleo (ERE) que afecta a 108 de sus 245 trabajadores (con bajada de sueldo a los que queden) y que supone el cierre de 16 laboratorios y la supresión de 14 líneas de investigación.

Pulido: "Las líneas tienen financiación, solo necesitan un sitio para hacerlas"

El científico Rafael Pulido desmintió ayer que las líneas que se suprimen respondan a la evaluación de organismos externos. "Es absolutamente falso", dijo, "no es verdad que se queden laboratorios excelentes y se supriman los no viables o no productivos; todas las líneas cuentan con financiación suficiente, lo único que necesitan es un sitio donde hacerlas". Es más, cifró el dinero que suponen esos fondos entre cinco y siete millones de euros al año y aseguró que habrá que devolver el dinero de los trabajos que se cierren: "La mitad".

Los trabajadores respondieron ayer al anuncio del centro con contundencia. "Parece que cuando la solución para salir de la crisis en España es invertir en investigación y desarrollo el Centro Príncipe Felipe presenta un ERE basado en causas económicas", denunció María Victoria Gómez, representante de CC OO en el comité de empresa, que pidió el cese inmediato del director del centro, Rubén Moreno, que figura en la lista del PP para las elecciones del 20-N. Desde UGT, José Berenguer explicó que la Generalitat ha ahogado premeditadamente a un centro que recibía nueve millones de euros al año y que, en dos años, ha visto mermadas en un 50% sus aportaciones.

Un referente científico en liquidación

- Origen. Los Príncipes de Asturias inauguraron en marzo de 2005 el Centro de Investigación Príncipe Felipe, que costó 60 millones de euros financiados al 70% por la UE. Buena parte de su materia gris llegó del Centro de Investigaciones Citológicas de Valencia, que tenía 150 científicos.

- Tijeretazo. Seis años después, el centro ha perdido el 50% de su financiación del Consell (de 9,7 a 4,6 millones de euros), lo que lo hace prácticamente inviable, y hará un ERE que afecta a 108 de sus 245 empleados. El resto verá mermado su salario.

- Personal afectado. El recorte afecta a 79 investigadores (12 interrumpen sus tesis), 14 administrativos, 11 empleados de mantenimiento y cuatro trabajadores de otras secciones.

- Menos ciencia. Desaparecen 16 laboratorios y 14 líneas de investigación puntera en medicina regenerativa, biología química y biomedicina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de octubre de 2011

Más información