Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mancha provocada por la erupción en El Hierro afecta ya al 80% de su costa

Se reabre solo durante el día el túnel de Los Roquillos para todo tipo de vehículos y vuelven los vecinos a La Restinga

El Gobierno de Canarias ha levantado este jueves las dos medidas más controvertidas tomadas durante la crisis sísmica. Por un lado anunció que permitirá, desde las 08.00 horas del viernes, entre estrictas medidas de seguridad ?y si no hay imprevistos?, la vuelta de los vecinos a La Restinga, desalojada el pasado día 11. Por otro, el túnel de Los Roquillos, principal vía de la isla, ha quedado abierto para todo tipo de vehículos, aunque solo en horario diurno, de 8 de la mañana a 8 de la tarde.

Mientras el volcán se duerme, la mancha se extiende. Los precipitados de hidróxido de hierro, aluminio y silicio generados por la erupción submarina en El Hierro afectan ya al 80% de su costa, que tiene unos 107 kilómetros de perímetro. Al menos desde la zona de Sabinosa, al norte, hasta el Roque de la Bonanza, en el sureste el litoral se ha visto afectado por vestigios de la mancha, aunque más diluida, según ha podido constatar este periódico. El presidente de la cofradía de pescadores de La Restinga, Fernando Gutiérrez, ha calificado la situación de "catástrofe natural". Mientras, la intensidad de la erupción parece remitir por tercer día consecutivo.

El pasado 11 de octubre se prohibió la pesca, el submarinismo y cualquier otra actividad de recreo en un radio de cuatro millas náuticas (alrededor de siete kilómetros) desde la punta de La Restinga, limitación que de momento no se ha ampliado. Después se prohibió también la navegación y el tráfico aéreo sobre la zona. Para el resto del litoral tocado por las manchas las autoridades sanitarias de Canarias de momento solo han emitido una recomendación: evitar bañarse y consumir productos pescados en dicha zona.

En La Restinga viven 40 familias de la pesca, que hasta el martes no pudieron sacar sus embarcaciones del puerto. Sin embargo, tampoco tienen fácil faenar en otras aguas porque la infraestructura y el material lo tienen en su pueblo, que sigue desalojado. La situación también es muy complicada para los clubes de buceo.

Jacobo Marrero, biólogo de la Universidad de La Laguna que trabaja sobre el terreno en El Hierro, dice que de momento es pronto para medir el impacto en el ecosistema. En la zona concreta de las emisiones del volcán sí está afectada toda la fauna, pero en el resto de zonas depende de las especies: aquellas con capacidad de huida, entre las que incluye a los cetáceos, no tendrán, presumiblemente, demasiado problema, aunque sí las más asociadas a los fondos marinos. Marreo espera que la recuperación sea casi inmediata en cuanto cese el fenómeno pero entiende que unos plazos que pueden considerarse cortos para la naturaleza (uno, dos años) sean larguísimos para los pescadores.

La zona en donde se produjo la erupción se halla muy cerca de la reserva marina del Mar de las Calmas, un área de 770 hectáreas creada a instancias de los pescadores locales en 1996. Eso ha permitido que la zona de gran biodiversidad, está muy bien conservada y que la actividad pesquera en la isla sea totalmente sostenible.

Reapertura del túnel

La otra noticia de este jueves es la reapertura del túnel de Los Roquillos para todo tipo de vehículos, aunque solo de ocho de la mañana a ocho de la tarde. El túnel permanecía cerrado desde el 27 de septiembre y se había convertido en un factor de asfixia para la economía de la isla. De hecho, la clausura había sido el elemento determinante para que el municipio de Frontera, el más afectado, declarara el pasado día 6 el estado de emergencia social y económica. El pasado martes fue abierto, pero solo para vehículos pesados y de emergencia, con el argumento de que la carretera de la cumbre es más peligrosa. Las conclusiones del estudio sobre estabilidad que está realizando el Instituto Geológico Minero no se conocerán hasta la próxima semana.

Además, el Gobierno de Canarias ha anunciado la creación de un nuevo organismo para aunar esfuerzos en el estudio del fenómeno vulcanológico. La noticia llega cuando han emergido algunas tiranteces entre los organismos que gestionan la crisis (IGN y CSIC) y los científicos locales que se han sentido desplazados.