Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pulga de agua es el animal con más genes secuenciado hasta ahora

El crustáceo tiene una dotación un 50% mayor que la de los humanos

Si alguien pensaba que la genética iba a confirmar la supremacía evolutiva del ser humano, tiene otro motivo para replanteárselo. Porque lo que está claro es que esa supuesta superioridad no depende del número de genes, sino de su calidad. Porque, a riesgo de ser antropocentrista, no parece que haya dudas de que el ser humano ha llegado a estructuras biológicas y sociales más elaboradas que las de la mayoría de los otros animales -de las plantas, ni hablamos-. Pero, según se van secuenciando especies, está claro que esa diferencia debe de estar en otra parte.

El último ejemplo en este sentido es el de la pulga de agua (Daphnia pulex), un minúsculo crustáceo. Su genoma, que publica Science, tiene unos 31.000 genes, mientras que el ser humano tiene 21.000. El trabajo lo ha dirigido John Colbourne, de la Universidad de Indiana.

Es verdad que los propios investigadores advierten de que en el genoma de la pulga hay muchos genes repetidos, pero eso es frecuente. Y necesario, porque permite activar unas zonas u otras. A cambio, un tercio parecen únicos.

La decepción va en línea con otras, como que el ser humano tenga prácticamente el mismo número de genes que el Caenorhabditis elegans, un gusano que tiene un milímetro de longitud y 19.000 genes. Algo más alejada está la mosca de la fruta ( Drosophila melanogaster) con unos 13.500. Ya dentro de los primates, el chimpancé comparte el 96% de los genes con el ser humano; el orangután, más alejado evolutivamente, el 97%.