Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pakistán, Irak y México, los países más peligrosos para los periodistas en la última década

En 2010 fueron asesinados 57 informadores, un 25% menos que el año anterior.- Aumenta el número de secuestros de 33 a 51

Reporteros sin Fronteras ha publicado hoy su informe anual, que sigue mostrando cifras escalofriantes pese a que recoge un descenso en el número de periodistas muertos respecto al año anterior. En 2010, 57 informadores se dejaron la vida mientras hacían su trabajo. Suponen un 25% menos que en 2009. A esta bajada se contrapone un aumento del 55% de los reporteros secuestrados. Si el año pasado fueron 33, en este que termina han sido 51. Se han ampliado, además, los países en los que los periodistas han sido atacados, 25, siendo la región más mortífera Asia, con Pakistán a la cabeza. Este país es además, junto con Irak y México, uno de los tres Estados más violentos durante la última década.

"Las mafias y las milicias son los principales asesinos de periodistas en el mundo. El reto en un futuro será frenar este fenómeno", ha aclarado Jean-François Julliard, secretario general de Reporteros sin Fronteras. Frente a la impunidad que rodea muchos de los crímenes contra informadores, Julliard ha instado a los gobiernos a castigar a los culpables porque si no lo hacen "se convertirán en sus cómplices".

Reporteros sin Fronteras ha explicado que los periodistas secuestrados "se han convertido en una moneda de intercambio", utilizados por su raptores para "financiar sus actividades criminales, que los gobiernos cedan a sus reivindicaciones y transmitir su mensaje a la opinión pública". La organización ha destacado el caso de Hervé Ghersquière, Stèphane Taponier y sus tres acompañantes afganos que están privados de libertad desde el 29 de diciembre, siendo el suyo el secuestro más largo de la historia del periodismo francés desde finales de los 80.

Asesinatos en todos los continentes

Los países más conflictivos en secuestros son Afganistán y Nigeria, este último además está en la lista negra de Estados donde se ha matado a periodistas. Los 57 informadores asesinados murieron en 25 países, siete de ellos situados en África. Sin embargo, la región que registra más asesinatos, 20, es Asia, ya que sólo en Pakistán han perdido la vida 11 periodistas. Este país, Irak y México son los más violentos durante la última década. En Irak, la retirada de las tropas estadounidenses supuso un aumento de los asesinatos, siete en 2010 frente a los cuatro de 2009. Los narcotraficantes y la violencia son los principales causantes de la muerte de reporteros, que además se ven obligados a limitar al máximo las coberturas de los acontecimientos para no poner sus vidas en riesgo.

Europa tampoco se libra de la plaga de asesinatos de periodistas. En Grecia, Socratis Guiolias, director de una radio, fue asesinado frente a su casa y la policía sospecha de un grupo extremista de izquierda. Letonia fue el escenario de la muerte de Grigoris Nemcovs, director del periódico regional Millito, al que asesinaron con dos balazos en la cabeza. Ninguno de los dos crímenes ha sido aún resuelto.

Además de los asesinatos y los secuestros, los periodistas tienen que hacer frente a fuertes presiones que en algunos casos les obligan a dejar su país. La emigración de profesionales de la prensa es especialmente preocupante en Irán, con 30 casos registrados por Reporteros sin Fronteras, y en el Cuerno de África, donde casi una quincena de periodistas han abandonado Eritrea y Somalia.

Los blogueros, al igual que los reporteros en zona de conflicto, sufren graves presiones, a parte de censura y ciberataques que intentan silenciar las opiniones incómodas. El caso más grave en 2010 fue el del Khaled Mohammed Said que murió en junio en Egipto tras ser golpeado por dos policías vestidos de paisano en la calle. Su fallecimiento se ha relacionado con la publicación de un vídeo que inculpaba a la policía en un caso de droga.