Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vicepresidencia española en el Observatorio Europeo Austral

El astrónomo Xavier Barcons asumirá en enero el cargo en la organización científica que planea el telescopio gigante en Chile

El astrónomo español Xavier Barcons ha sido nombrado vicepresidente del Consejo del Observatorio Europeo Austral (ESO), la organización científica que opera en Chile los grandes telescopios más avanzados del mundo y que planea la construcción del gigante E-ELT, de 42 metros de diámetro, también para operar desde ese país andino. Barcons, investigador del Instituto de Física de Cantabria (IFCA), del CSIC y Universidad de Cantabria, asumirá en enero el cargo para el que ha sido elegido por los delegados de los países (14, incluida España) que forman el Consejo del ESO, presidido por el francés Laurent Vigroux. La vicepresidencia es renovable anualmente hasta un máximo de tres años.

"El ESO va a vivir unos años llenos de retos coincidiendo con su 50 aniversario en 2012", señala Barcons en un comunicado del IFCA. "El primero de ellos, que se abordará en 2011, consiste en aprobar la construcción del telescopio Europeo Extremadamente Grande, el E-ELT, para lo cual es preciso asegurar la financiación necesaria para este proyecto, fundamental para la astronomía europea y mundial".

Barcons dirige en España en grupo de Astronomía de Rayos X en el IFCA y es coordinador científico en Europa observatorio espacial de rayos X IXO (International X-Ray Observatory), misión que está en estudio par parte de las agencias espaciales europea (ESA) japonesa (JAXA) y estadounidense (NASA). Además, el investigador ha sido jefe de la delegación española en el ESO desde la entrada del país en la organización, en 2006, cuyas negociaciones técnicas lideró pro encargo del Gobierno. Con la entrada de España en la organización, los astrónomos accedieron al conjunto de telescopios VLT (Very Large Telescope), formado por cuatro observatorios de ocho metros de diámetro cada uno y otros más pequeños, ubicado en Cerro Paranal (Chile). Además, el ESO tiene otro observatorio en ese país, el de La Silla, (al que igualmente acceden los científicos de los países miembros). Uno de los telescopios que operan en este último está siendo clave en la búsqueda de planetas extrasolares y en la ventaja adquirida por los astrónomos europeos en este campo.

La próxima gran instalación astronómica del organismo europeo es el ALMA, un gran conjunto de radiotelescopios que funcionarán sincronizadamente y que se está ultimando en Chajnantor (Chile) a más de 5.000 metros de altura. Se trata de un proyecto conjunto con Estados Unidos y Japón.

La entrada de España en el ESO abrió la puerta a la participación española en el E-ELT, telescopio óptico e infrarrojo cercano que será el más grande del mundo y para cuya instalación se ha elegido Cerro Armazones, en Chile.

En el ESO trabajan unas 700 personas repartidas entre su sede central en Garching (Alemania) y sus instalaciones en Chile. El presupuesto de la organización, a la que pertenecen Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Holanda, Italia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza, tiene un presupuesto anual de unos 130 millones de euros y la cuota de cada país se establece por el PIB respectivo.

Más información

  • El astrónomo Xavier Barcons asumirá en enero el cargo en la organización científica que planea el telescopio gigante en Chile