Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comienza la vuelta al mundo científica

La expedición oceanográfica española Malaspina recorrerá los océanos del planeta durante siete meses

Comienza la vuelta al mundo científica
EL PAÍS

"¡Largar toda!". Tras esta orden del comandante, el buque oceanográfico Hespérides ha zarpado a las 13.50 horas de hoy del puerto de Cádiz rumbo a Río de Janeiro (Brasil), rememorando la partida desde este mismo lugar, en 1789, de las corbetas Descubierta y Atrevida de la expedición de circunnavegación que lideró el marino Alejandro Malaspina y que duró cinco años. Un total de 250 científicos de 19 instituciones españolas y en colaboración con 16 extranjeras participan en la campaña oceanográfica Malaspina que dará la vuelta al mundo durante siete meses.

El Hespérides ha abandonado la bahía de Cádiz tras los actos protocolarios con la presencia de las ministras de Ciencia e Innovación (Cristina Garmendia) y Defensa (Carme Chacón).

Esta mañana, durante una visita al barco, el comandante, Juan Antonio Aguilar, ha señalado que "la campaña Malaspina va a ser un hito en la historia de la ciencia oceanográfica española". El jefe de la expedición, Carlos Duarte, investigador del CSIC, ha subrayado que "una expedición como esta es algo que se hace cada 200 años", para añadir que "la campaña Malaspina aúna a toda la comunidad de ciencia marina española en un proyecto con objetivos comunes".

La misión es puramente científica, pero de la navegación del barco oceanográfico se encarga la Armada. Tras la escala de Río de Janeiro, el Hespérides cruzará de nuevo el Atlántico, hasta Ciudad del Cabo (Sudáfrica), y de ahí viajará a Perth y Sidney (Australia) y a Auckland (Nueva Zelanda); desde ese punto cruzará el Pacifico hasta Hawai, para cruzar luego el Canal de Panamá y hacer una escala en Cartagena de Indias antes de iniciar el regreso a España cruzando de nuevo el Atlántico.

El regreso está previsto para julio de 2011. Mientras tanto, otro buque oceanográfico español, el Sarmiento de Gamboa, realizará una parte de la campaña desde Canarias a Santo Domingo y regreso.

Muestreo a 5.000 metros de profundidad

En cada uno de los tramos de navegación, los científicos realizarán hasta 250 estaciones de muestreo y toma de datos de las aguas hasta profundidades de 5.000 metros. "Tenemos constancia del cambio climático que está motivando un impacto importante en el océano", explicó ayer Duarte. El objetivo de este viaje es realizar investigaciones interdisciplinares oceanográficas, incluyendo la atmósfera y sus interacciones. Además, la toma masiva de información no solo permitirá "evaluar a escala global la situación actual de impacto del cambio climático, sino también establecer una situación base a partir de la cual realizar comparaciones futuras del cambio".

En total se recogerán unas 70.000 muestras de aire, agua y plancton desde la superficie oceánica hasta una profundidad de 5.000 metros. Durante la campaña también se soltarán boyas de medición de temperatura y salinidad del agua en ciclos de 10 días y especialmente son importantes las regiones oceánicas de las que se tiene escasa o prácticamente nula información. Otras boyas permitirán tomar datos de salinidad complementarios y de calibración del satélite SMOS, de la Agencia Europea del Espacio (ESA).

Un banco de muestras para 30 años

Una parte importante del proyecto Malaspina es la creación de un banco de datos con muestras sin tocar que se conservarán en la Universidad de Cadiz hasta dentro de 30 años. El objetivo es proporcionar a los científicos de dentro de tres décadas ("que no han nacido aún o que ahora van al jardín de infancia", dice Duarte) muestras del océano actual, lo que supondrá una importante referencia para sus investigaciones. Además, podrán aplicar tecnologías de análisis avanzadas que ahora no existen.

Los científicos y técnicos de la expedición se irán turnando en los diferentes tramos. De Cádiz han partido hoy casi un centenar de personas a bordo del Hespérides, incluidas 54 de la tripulación que pertenecen a la Armada. Al mando del Hespérides navega el comandante Juan Antonio Aguilar. Entre los dos buques oceanográficos en la campaña Malaspina se recorrerán 33.000 millas náuticas. El coste de la operación, sin contar los dos buques y tripulación, asciende a 6 millones de euros de los que 4,3 millones son aportados por Ciencia e Innovación en el marco del programa Consolider, el CSIC pone 700.000 euros y la Fundación BBVA 432.000, además de otras contribuciones menores.

"Con esta expedición vamos a dar la vuelta al mundo, pero también, en cierto modo, a la oceanografía española, generando una nueva cultura de cooperación y unión de fuerzas", resume Duarte. "Es un proyecto ambicioso, de dimensión global, que atiende dos necesidades importantes: evaluar el impacto del cambio global sobre el océano y explorar ese ecosistema aún tan desconocido que es el océano profundo".