La vuelta al mundo de la ciencia española

La campaña Malaspina 2010 cumplirá la circunnavegación del globo con el buque oceanográfico 'Hespérides'

EL PAÍS

Casi nueve meses dedicará el buque oceanográfico español Hespérides a navegar por todos los mares de la Tierra, completando la circunnavegación del proyecto Malaspina 2010, que zarpará de Cartagena a finales de noviembre para recorrer 42.000 millas náuticas (77.700 kilómetros). Se trata de una campaña científica en la que participarán 400 investigadores (250 españoles) con un ambicioso programa que engloba estudios del cambio global y de biodiversidad marina. El proyecto, financiado con seis millones de euros (del Ministerio de Ciencia e Innovación en su mayor parte), rinde homenaje a la expedición española de Alejando Malaspina, que zarpó de Cádiz el 30 de julio de 1789 con las corbetas Atrevida y Descubierta; no se cumplió entonces la circunnavegación prevista, pero los cartógrafos, astrónomos, naturalistas y pintores exploraron las tierras y los mares de América, Asia y Oceanía. Fue el mayor proyecto científico español de ultramar en el siglo XVIII.

La comunidad científica española en oceanografía y biología marina "es altamente productiva y competitiva, pero está fragmentada en diferentes grupos de investigación, por lo que no se aprovechan a fondo los recursos disponibles de investigación" ha explicado Carlos Duarte, director de Malaspina 2010, en la presentación de la campaña. Este proyecto pretende precisamente aunar esfuerzos para obtener resultado de excelencia científica. En los casi nueve meses de navegación se realizarán 350 estaciones de muestreo (toma de datos físicos, químicos y biológicos) en el océano mundial a profundidades de hasta 5.000 metros. Además, se medirán contaminantes en el agua y en a atmósfera, se medirán parámetros del aire y se realizarán análisis de plancton.

Desde Cartagena, el Hespérides se dirigirá a Cádiz (puerto de partida de Alejando Malaspina) y, desde allí, navegará hasta Río de Janeiro, Punta Arenas y Ushuaia (en el extremo sur americano), Ciudad del Cabo (Sudáfrica), Perth y Sidney (Australia) y Hawai; luego cruzará el Canal de Panamá para tocar Cartagena de Indias (Colombia) y regresar a Cádiz y Cartagena ocho meses y tres semanas después de la partida. Además del Hespérides, de cuya navegación es responsable la Armada Española, participa en el proyecto un segundo buque oceanográfico español, el Sarmiento de Gamboa que, en enero de 2010, cruzará el Atlántico entre Cádiz y Miami y regreso, la llamada Ruta Colombina, tomando muestras de todo tipo y haciendo mediciones.

"En el ámbito de cambio global, Malaspina 2010 estudiará el calentamiento del océano, el efecto sumidero, la acidificación del agua, la aportación de contaminantes sintéticos, el incremento de la radiación ultravioleta y el aumento de abundancia de organismos gelatinosos", ha explicado Duarte, investigador del Consejo Superior de Investigaciones científicas (CSIC). "En biodiversidad marina, la campaña pone énfasis en el océano profundo". Duarte destacó la importancia que está adquiriendo el sondeo de las aguas marinas aprovechando las nuevas técnicas avanzadas de biología molecular, lo que permite identificar millones de genes desconocidos hasta ahora y con enorme potencial económico por sus posibles aplicaciones farmacéuticas e industriales. Como legado de Malaspina 2010, se preparará un banco de muestras que quedarán selladas durante 30 años, como una cápsula del tiempo, para que las puedan analizar científicos de las futuras generaciones.

De Malaspina 2010, el presidente del CSIC, Rafael Rodrigo, ha destacado su capacidad de "movilizar las ciencias marinas españolas en colaboración con otro países". Juan Antonio Aguilar, comandante del Hespérides ha expresado "la enorme satisfacción y el reto profesional que supone esta expedición, "de cuyos logros se beneficiará toda la comunidad científica española". Aguilar ha recordado que el Hespérides lleva 20 años realizando campañas en la Antártida, pero también en el Atlántico y en el Pacífico, y estuvo el año pasado en el Ártico, "pero en Malaspina 2010 llegará a mares donde nunca ha navegado. En el proyecto, además, participan varias instituciones de la Armada, como el Museo Naval, el Real Observatorio de la Marina y el Instituto Hidrográfico de la Armada, que están preparando diferentes exposiciones y actividades al respecto, ha señalado Carlos Breijo, Almirante de Servicios Generales de la Armada.

La campaña Malaspina 2010 es un proyecto enmarcado en las convocatorias Consolider, cuyo objetivo es dar impulso a los grupos de investigación españoles de alto nivel científico para que avancen hacia el liderazgo internacional, ha señalado José Manuel Fernández de Labastida, director General de Investigación (Ministerio Ciencia e Innovación). La financiación directa de dicho programa para la circunvalación del globo es de 4,3 millones de euros, a los que se añaden contribuciones del CSIC, del Instituto Español de Oceanografía, de la Fundación BBVA, la Fundación Azti y varias universidades. Además, ha destacado Duarte, participan en el proyecto instituciones de varios países como la NASA estadounidense, y organismos internacionales como la Agencia Europea del Espacio (ESA). La dotación del Hespérides es de 57 personas de la Armaada que realizarán, siempre las mismas, toda la campaña, ha informado Aguilar. Los científicos a bordo (30 como máximo) se irán cambiando en los diferentes tramos de la expedición.

Uno de los grandes objetivos de Malaspina 2010 es acercar la oceanografía y la ciencia a la sociedad, así como servir de estímulo a nuevas generaciones de investigadores, por lo que sus responsables han planeado numerosas actividades de divulgación y programas interactivos con la expedición para que la gente, a través de internet, participe en su desarrollo y esté al tanto de la aventura científica.

El barco científico 'Hespérides'
El barco científico 'Hespérides'JOAN COSTA / CSIC

En la estela de Magallanes, Drake, Cook, Darwin y Malaspina

Tras la primera circunnavegación del globo terrestre iniciada por Fernando de Magallanes en 1519 y completada por Juan Sebastián Elcano en 1522, se realizaron en la historia varias expediciones de navegación por todos los océanos, incluidas las de Francis Drake, James Cook y Robert Fitz Roy (al mando del Beagle en el que navegó Charles Darwin como naturalista), señala Carlos Duarte. Unas veces fue por ansia de descubrir el mundo desconocido, otras por intereses políticos y comerciales y las más por una mezcla de motivos.

La expedición de Malaspina, que duró cinco años, no logró completar la vuelta al mundo, pero recabó numerosos datos, cartografió territorios, registró la fauna y exploró el mar. Aunque dirigida por un capitán de fragata nacido en Italia, fue el mayor proyecto científico español en ultramar del siglo XVII. Tras el viaje, Malaspina, fue ascendido, pero más tarde, en las turbulencias políticas de la época, fue acusado de traición, encarcelado y después desterrado a Italia, donde murió hace ahora 200 años.

El ingente material científico recopilado por aquella campaña se conserva en diversas instituciones como el Real Jardín Botánico (Madrid) y el Museo Nacional de Ciencias Naturales, ambos del CSIC, así como el museo Naval de Madrid, de la Armada.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS