Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad aprueba las becas de comedor con tres meses de retraso

Las tensiones con el Ayuntamiento frenan la convocatoria que beneficia a más de 112.000 familias

"Ni siquiera sabemos si nos van a conceder la beca, mucho menos su cuantía. Solo nos han confirmado que la documentación es correcta". El testimonio de Eva Quesada puede repetirse en las más de 112.000 familias que aspiran desde octubre a una de las becas de comedor que concede la Comunidad.

Las ayudas, de entre 275 y 850 euros anuales, han estado bloqueadas tres meses hasta que esta mañana han recibido el visto bueno del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid. La Consejería de Educación asegura que no las ha dado antes porque el Ayuntamiento de Madrid se negaba a pagar los 3,5 millones que le corresponden. Los responsables municipales alegaban que la Consejería tiene una "deuda" con ellos en la mayoría de los otros diez convenios firmados entre ambas Administraciones y que su aportación debe compensarse con el dinero que les deben, más de 112 millones, según sus cálculos.

Las ayudas, para las que la Comunidad aporta 29,3 millones de euros, han estado bloqueadas porque las dos Administraciones son incapaces de ponerse de acuerdo. Y eso, en el caso de Eva Quesada, supone apañárselas con dos sueldos que suman 1.900 euros y una niña de seis años que paga casi 90 euros al mes por comer en el cole.

La clave está en una cláusula que cada uno lee a su manera. Según la Comunidad, ellos asumieron la tramitación de unas 60.000 becas de alumnos de la capital tras firmar un convenio en verano con una cláusula que les obliga a pagar en efectivo 1,6 millones en este ejercicio y 2,3 millones el que viene. El Ayuntamiento responde que desde hace años los convenios se resuelven compensando las deudas de ambas administraciones a pesar de que esa cláusula se repite en todos los contratos. El Consistorio se remite a otros acuerdos con cantidades que la Comunidad no transfiere hasta "muchos meses después". Entre ellos, el de las escuelas infantiles municipales (11 millones), el Plan Concertado de Prestación de Servicios Sociales (51,4 millones) o el de la mejora de servicios educativos (3,4 millones). "Aunque no hayamos cobrado, no hemos dejado de prestar esos servicios como hacen ellos", apuntan fuentes municipales.

Tres meses de desacuerdo dan para mucho, como muestran algunas de las misivas que se han intercambiado. El 12 de noviembre, la Comunidad acusa al Ayuntamiento de bloquear la resolución de las becas al no pagar los 3,5 millones. "Este hecho reviste una gravedad enorme", según la carta, que pide que el pago se efectúe "en 24 horas".

El Ayuntamiento respondió cuatro días después, manifestando su sorpresa "por el tono" e imputando el retraso a la deuda que la Consejería mantiene con el Ayuntamiento. Precisa, que al ser un pago en dos años solo podrían pedirles 1,6 millones en 2010. Y alude a los convenios pendientes de cobro. El asunto saltó después a las áreas económicas. El edil Juan Bravo manifestó al consejero Antonio Beteta "su profundo malestar" y calificó de "chocante" la crítica regional "viniendo de una Administración en la que no es raro encontrar procedimientos que sufren retrasos idénticos e incluso superiores".