Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSPV atribuye a Camps un fracaso escolar del 40% en Valencia

La oposición augura que este será "el último curso" escolar que abra el presidente valenciano

"En Educación, nos falta de todo. Este es el grave problema de la Comunidad Valenciana", ha afirmado esta mañana el secretario general del PSPV-PSOE, Jorge Alarte, en la rueda de prensa el día en que 450.000 escolares de Infantil y Primaria inician el curso escolar. "El curso que hoy comienza es el del fracaso del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y el último que este inaugura", porque en las próximas elecciones autonómicas "va a haber cambio político", ha augurado el dirigente socialista.

Alarte ha lamentado la "terrible herencia" que deja Camps en materia educativa, donde la "dura realidad" es, en su opinión, que la enseñanza está "absolutamente degradada y vive uno de sus peores momentos gracias a Camps y a Font de Mora". "Tenemos el peor fracaso escolar de la OCDE, superior al 40%, un infradesarrollo de la enseñanza infantil de 0 a 3 años y ninguna estrategia de implantación, una tasa de provisionalidad de las plantillas docentes del 23,31% y más de 1.300 profesores de compensatoria menos", ha indicado.

El secretario general de los socialistas valencianos ha asegurado que Camps va a dejar "graves lastres" para el futuro por su gestión, pero "el más importante" es la situación de la enseñanza en la Comunidad Valenciana, y ha lamentado su "cerrazón, obcecación y falta de talante democrático" por no haber destituido hace tiempo al consejero, Alejandro Font de Mora. A su juicio, el líder del PP, Mariano Rajoy, "también está convencido" de que este es el último curso escolar que inaugura Camps, y por eso "no se atreve a nombrarlo candidato", y ha añadido que "puede haber incluso algún juez que a estas alturas también tenga indicios de que éste será el último curso" del presidente.

Frente a esto, Alarte ha asegurado que la apuesta por la enseñanza será una prioridad si gobiernen los socialistas, y ha enumerado seis grandes objetivos para su política educativa, como alcanzar un acuerdo con las organizaciones de profesores y sindicales basado en dignificar la labor docente y la estabilidad del profesorado. Asimismo, se ha comprometido a incorporar el sistema educativo valenciano a la sociedad de la información, con el objetivo de lograr un alumno por cada ordenador, y a elaborar un nuevo mapa escolar, que permita una planificación de las necesidades presentes y futuras.

Apostar por la multiculturalidad y la diversidad del alumnado; garantizar el derecho al acceso a la enseñanza de cero a tres años, y "restablecer la normalidad democrática", ya que "no hay educación de calidad si no es participativa", son otros de los objetivos que ha enunciado. Respecto a las críticas del consejero de que las aulas prefabricadas son una herencia de los socialistas, Alarte ha destacado también que los populares han sido incapaces de resolver el problema de los barracones en 15 años de Gobierno.