Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arde el BBK Live

El metal en sus más diversas variantes marca la primera jornada del Festival - El grupo vasco Rise to Fall fue el primero en actuar

Rondaban las cinco de la tarde y el BBK Live ardía, abrasaba el cielo y el monte Cobetas, pero el bochorno, que amenazaba tormenta, no rebajaba el ánimo de los que esperaban en San Mamés a coger uno de los autobuses gratuitos que les llevasen hasta el festival. Tampoco a los que a la desesperada decidían subir andando (los menos) cargando a la espalda mochilas y tiendas de acampada. Era hora punta y el grupo vasco Rise to Fall era el encargado de inaugurar la primera jornada.

"Otros años esto iba más rápido", se oía a la entrada del recinto, donde se agolpaba, a primera hora de la tarde, gran parte del grueso de asistentes que pasaron ayer por el BBK Live. Pero para amenizar la espera había suficientes litronas, whisky y calimocho y la sonrisa de satisfacción, desde el otro lado de la verja, de los que hacía tiempo se habían instalado en la zona de acampada.

Bullet for my Valentine y Slayer sirven de aperitivo a Rammstein

Los alemanes, cabezas de cartel, se caracterizan por sus juegos de pirotecnia

Rise to Fall, ganador del XXI concurso de pop rock Villa de Bilbao, se subía a las cinco y media de la tarde al escenario. Guitarras y teclados contundentes y riffs redondos. La formación, con apenas cuatro años de existencia y un disco —Restore the Balance— editado, abrió el camino con su característico death metal melódico. Un sonido digno de algunos de los exponentes del género como los suecos Soilwork o los daneses Raunchy.

Tras el debut vasco, Bullet for my Valentine, los primeros en actuar en el escenario principal, ofrecían su particular visión del metal de los ochenta. El cuarteto de Gales y el trash metal de Slayer sirvieron de aperitivo al cabeza de cartel de la jornada, los alemanes Rammstein.

Mientras las actuaciones se sucedían, los seguidores de la formación alemana se podían divisar desde cualquier punto del recinto. Aún vestidos de negro el calor no pudo con ellos y aunque todavía faltasen más de seis horas para que Rammstein saltase a escena, desde que se abrieron las puertas, el objetivo de su público era buscar un hueco a los pies del escenario principal.

Los germanos siempre viajan acompañados de un artificioso espectáculo y una estética que evoca a partes iguales al nazismo y al sadomasoquismo. El fuego se puede considerar un miembro más de la banda, los juegos de pirotecnia (guitarras o manos que escupen llamaradas) han hecho que no esté de más contar con una dotación de bomberos cada vez que Rammstein entona un acorde.

Si el metal fue el rey de la primera jornada del BBK Live, el grunge marcará las actuaciones de hoy. Pearl Jam, referente del género, asiste como cabeza de cartel, antes Alice in Chains o Paul Weller. Una combinación con la que el festival espera alcanzar récords de asistencia. Además, la organización anunció ayer que el grupo inglés Band of Skulls no actuará, le sustituirán hoy a las 17.10 en el escenario principal los guipuzcoanos Eraso!