Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TSJ paraliza el "pequeño vaticano" de Madrid

La ordenación pactada entre el Ayuntamiento y el Arzobispado vulneraba la legislación de patrimonio histórico

Los vecinos han ganado la partida a la Comunidad de Madrid, al Arzobispado y al Ayuntamiento. No habrá, al menos por el momento, un "pequeño Vaticano" en la vista que inmortalizó Goya en La pradera de San Isidro. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha estimado el recurso contencioso administrativo presentado por los vecinos contra el acuerdo de Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid de 2007 que modificaba el Plan General de Ordenación Urbana en esa área para permitir la construcción de más de 20.000 metros cuadrados de nueva edificación en zonas que ahora son jardines privados protegidos.

Aunque la decisión es recurrible ante el Supremo, el Arzobispado de Madrid no podrá construir en ese enclave privilegiado la serie de edificios que proyectaba: un centro de mayores, una residencia de sacerdotes, la biblioteca diocesana y un edificio con 140 metros de fachada y 1.400 metros cuadrados de superficie, cuatro plantas y aparcamiento de 200 plazas, la llamada Casa de la Iglesia, son las cuatro grandes patas del proyecto. Los vecinos lo han bautizado como el mini-Vaticano.

La zona está integrada dentro del conjunto histórico Recinto de la Villa de Madrid. La transformación de uno de sus elementos, según la sentencia, afecta a la totalidad, y por lo tanto a la estructura urbana del centro histórico de Madrid. El plan debería haber cumplido las exigencias de protección de la legislación de patrimonio histórico, tanto la estatal como la de la Comunidad de Madrid; exigencias que no cumple, a juicio del tribunal. Las autoridades se han limitado a contemplar el contenido habitual de los planes urbanísticos sin tener en cuenta la dimensión histórico artística del ámbito afectado.

Agradecemos el estudio minucioso del caso que han hecho los magistrados del caso y su capacidad para buscar una solución conforme a derecho con independencia de los enormes intereses creados que había en relación con esta modificación del planeamiento", señala Guillermo Aguillaume, letrado de la asociación Amigos de la Cornisa-Las Vistillas.