Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Iglesia dice que su plan "mejorará" Las Vistillas, pero no lo enseña

Crecen las movilizaciones en Internet en contra del 'mini-Vaticano' de la cornisa

Tras un mes de polémica por la autorización municipal para la construcción de un mini-Vaticano en los jardines que posee el arzobispado en Las Vistillas, éste ha hablado. Pero a través de un comunicado de prensa. Ni una declaración más, dicen en la oficina de prensa de la diócesis. Ni rastro del diseño del proyecto que quieren hacer. El arzobispado se ha pronunciado para defender las bondades de su proyecto y "lamentar el desconocimiento que evidencian muchas publicaciones y la tendenciosidad que manifiestan otras". Tampoco lo han aclarado demasiado.

Todo ello mientras crecen las protestas contra el plan incluso en Internet: ya han recogido 4.182 firmas en apenas dos meses y han creado dos clubes de 400 y unos 4.000 miembros, respectivamente, en Facebook. Además, existen dos páginas desde donde se recogen opiniones y adhesiones a la protesta: www.parquedelacornisa.org y www.cipreses.net.

Los vecinos crean dos grupos en contra del proyecto en Facebook

El Arzobispado defiende que cede parcelas al Ayuntamiento

Mientras, la Iglesia defiende que es el Ayuntamiento quien recibe terrenos en esta operación y no el arzobispado. Concretamente, en esos solares que hasta ahora eran de la Iglesia se hará un centro de mayores, una escuela infantil, parte de un polideportivo y varios espacios de zonas verdes. "El total del terreno cedido al Ayuntamiento se aproxima a los 6.000 metros cuadrados, que incluyen también unos 6.000 metros de edificabilidad. El Ayuntamiento no cede a la Iglesia ni un solo metro cuadrado de solar, sino únicamente edificabilidad sobre terrenos que ya eran propiedad de la Iglesia", se defienden.

Y es cierto. Lo que recibe es una edificabilidad de 25.000 metros cuadrados para la futura Casa de la Iglesia, una residencia de sacerdotes, una biblioteca, un edificio de oficinas y un aparcamiento de 200 plazas. Un aumento restringido exclusivamente a un ámbito que es de su propiedad. Y eso es a cambio de devolver una parcela colindante, que un día le fue cedida por el Ayuntamiento de José María Álvarez del Manzano, y donde ahora se construirá una escuela infantil y un polideportivo.Pero, pese a que ha habido cierta confusión sobre la legalidad del proyecto y sobre si la Iglesia era propietaria de los terrenos, eso no es lo que discuten todos los vecinos. Hay otras dos cuestiones que se ponen en tela de juicio. Primero, el impacto medioambiental y estético que producirá la construcción de tres edificios que suman 140 metros de largo.

Según el arzobispado, "el desarrollo del proyecto colaborará eficazmente en una respuesta seria a la necesidad de recuperación urbanística y ambiental de la zona". Detrás de la frase no se sabe muy bien qué puede haber para que se produzca esa "recuperación".

Pero en el comunicado, el arzobispado asegura también que no se "distorsionarán las vistas de la cornisa del Manzanares". "La biblioteca, situada en la base de otro talud superior y cerca de la Casa de la Iglesia, guardará armonía arquitectónica con ésta. La residencia de sacerdotes propiamente no forma parte de la cornisa y estará ubicada junto al proyectado centro de mayores del Ayuntamiento (ronda de Segovia, 1). Una arquitectura bien cuidada y acorde con lo que mejor requiera esa cornisa colaborará, sin duda, a mejorar sustancialmente la zona".

Lo que no se ha visto todavía es cómo será el proyecto, que en cualquier caso no podrá disimular al 100% la colocación de tres grandes edificios en la cornisa del sur de Madrid, que ahora luce despejada. El arzobispado no lo ha enseñado y ayer eludió dar más información a este periódico sobre su proyecto de edificación en la zona de Las Vistillas.

Una protesta frente a la catedral

A los vecinos no les convencen las explicaciones del arzobispado sobre las bondades de su proyecto de edificación en Las Vistillas y mantienen la convocatoria de una manifestación para denunciarlo el próximo 29 de marzo. Comenzará en el parque y llegará hasta la catedral de la Almudena. "Tienen una cara que se la pisan. Es verdad que estamos hablando de un suelo que es propiedad del arzobispado, porque está dentro del seminario. Pero lo que está haciendo el arzobispado, cuando cede una parcela al Ayuntamiento, es cumplir la Ley del Suelo, porque se le está dando una edificabilidad que no tenía. Por eso está cediendo un 10% del suelo. Y ni siquiera lo ha hecho del todo, porque se le ha permitido monetarizar parte de la cesión", denuncia Ángel Lara, vecino de Las Vistillas y concejal de IU. Precisamente, su grupo político ha llevado este asunto a los tribunales. El PSOE ha hecho lo propio ante la Comisión Europea.

Los vecinos, además, critican que se vayan a destruir los restos de la cerca de Felipe IV y la huerta del seminario. "Lo que tienen que hacer es dejar la cornisa como está", pide Ángel Lara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de marzo de 2009

Más información