Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

BP duda de que su nuevo intento de tapar el vertido funcione

La petrolera va a tratar de cubrir la perforación con una mezcla de líquidos pesados, lodo y cemento

Con el vertido de petróleo ya manchando los delicados humedales del río Misisipi, la petrolera BP ha admitido que la última forma que sus ingenieros han ideado para taponar las fisuras por las que emana el crudo al golfo de México puede ser también infructuosa. "Sería la primera vez que funcionaría a esas profundidades", ha dicho el director ejecutivo de la petrolera, Tony Hayward, en un correo enviado el viernes a sus empleados.

Después del fracaso de intentar cubrir la fuente del vertido con dos campanas de acero y cemento de distintos tamaños, BP va a tratar de cubrir la perforación por la que el petróleo emana al océano, a 1'5 kilómetros de profundidad, con una mezcla de líquidos pesados, lodo y cemento. En principio iba a utilizar esa nueva técnica este mismo fin de semana, pero sus ingenieros han decidido dejarlo para la semana que viene, probablemente el martes.

Además, este sábado, el presidente Barack Obama ha revelado los nombres de las dos personas que liderarán su comisión de investigación: el ex gobernador y ex senador de Florida Bob Graham y el ex director de la Agencia de Protección Medioambiental, William K. Reilly. Ambos tendrán seis meses para presentar un informe del que dependerá si Obama decide, finalmente, abrir más zonas de la costa de EE UU a perforaciones petrolíferas.

"Quiero saber lo que funcionó y lo que falló en nuestra respuesta al desastre, y donde falló nuestra supervisión a la industria del petróleo y el gas", dijo el presidente en su discurso televisado semanal a la nación. "Sabemos, por ejemplo, que la íntima relación de las empresas de gas y petróleo con las agencias que las regulan ha sido, desde hace mucho tiempo, una fuente de preocupación".

La agencia ProPublica ha revelado además que el Gobierno está considerando privar a BP de cualquier contrata pública. Eso significaría que la petrolera perdería miles de millones de euros en ingresos y debería dejar cualquier perforación en aguas nacionales de EE UU.