Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece Rafael Sanus, un obispo sin miedo a la libertad

Defensor de una Iglesia de base en la línea del Concilio Vaticano II, fue marginado por el cardenal García Gasco

El obispo auxiliar emérito de Valencia Rafael Sanus Abad falleció repentinamente anoche a los 78 años de edad en su domicilio de Valencia. Nacido en Alcoi en 1931 y vinculado al cristianismo progresista, Sanus destacó por su talante humanista, su formación intelectual y su disposición al diálogo.

Fue profesor de la Facultad de Teología y rector del colegio del Corpus Christi de Valencia. En 1989 fue nombrado obispo auxiliar de Valencia, cargo desde el que fomentó una relación estrecha con sacerdotes y párrocos, con la base de la Iglesia, que consideraba olvidada por la jerarquía. En la línea del Concilio Vaticano II, Sanus no tenía miedo a la libertad y solía repetir que la Iglesia no acababa de tomar conciencia de que vive en una sociedad democrática y pluralista.

Las discrepancias con el anterior arzobispo de Valencia, el actual cardenal Agustín García Gasco, muy conservador, le llevaron a presentar en noviembre de 2000 la renuncia como obispo auxiliar, que le fue aceptada por el Papa cinco años antes de la edad habitual de jubilación de los prelados (75 años). Sanus habló entonces de "cansancio moral" por su marginación y criticó la falta del "más mínimo sentido de la colegialidad" en la archidiócesis. A raíz de su renuncia, fue expulsado del Colegio del Corpus Christi, donde vivió 24 años, y le fue prohibido confirmar.

El nuevo arzobispo de Valencia, Carlos Osoro, le reivindicó con un emotivo abrazo en su estreno en el cargo en abril del año pasado, y marcó distancias con el ostracismo impuesto por García Gasco. En un comunicado emitido hoy, el arzobispo de Valencia ha expresado su dolor por el fallecimiento de Sanus, con el que tenía "una amistad entrañable" y del que ha destacado su "inteligencia especial", así como la "gran obra" que desarrolló en la archidiócesis. Según el titular de la diócesis de Valencia, Sanus "fue capaz con su trabajo, con su acción y con la confianza que le dieron los obispos, de hacer un clero con un altura de miras especial, con una dimensión intelectual muy profunda, y espiritualmente muy honda".

La capilla ardiente quedará instalada en el palacio arzobispal de Valencia a las 12.00 y esta tarde a las 18.00 se celebrará en la catedral un funeral que presidirá el arzobispo Osoro. Mañana, a las 11.00, en la parroquia de San Mauro y San Francisco de Alcoi (Alicante), su localidad natal, tendrá lugar la misa exequial que presidirá también el titular de la archidiócesis de Valencia.