Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Por qué no se cierra el 'grifo' de petróleo?

Los expertos no se explican los fallos en el sistema de seguridad submarino de la plataforma del golfo de México

El crudo sigue saliendo a 1.525 metros de profundidad en el golfo de México, en el lugar donde operaba la plataforma petrolífera destruida el 20 de abril. Son 5.000 barriles al día que los sistemas de seguridad no han podido contener. Las plataformas cuentan con un mecanismo para cerrar ese grifo submarino. Se puede activar de cuatro maneras. Tres de ellas han fallado y la cuarta es la que se intenta ahora: utilizar un sumergible robótico con un brazo mecánico.

El cierre de emergencia, en jerga BOP (del inglés blowout preventer), es un aparato de 450 toneladas [ver foto] compuesto por una serie de válvulas. Según informa la revista Science [enlace de pago] , el BOP se sitúa en el fondo del mar y puede cerrar cualquier pozo de varias maneras: conectando una tubería extra para taponarlo o incluso aplastando la tubería como se hace al pisar una manguera de jardín.

Por su importancia, el BOP se examina con regularidad, incluso todos los días, asegura la revista científica. Hay cuatro modos de activarlo:

1. Desde la plataforma se puede cerrar mediante un sistema hidráulico. En este caso, como la plataforma quedó destruida, esa posibilidad está descartada.

2. Como sistema de emergencia el BOP cuenta con mecanismo para cerrarse automáticamente. Se conoce como "hombre muerto" y se activa en cuanto se pierde la comunicación entre la plataforma y el pozo.

3. Otro sistema de emergencia permita activar el cierre de manera remota, por radiocontrol pero, recuerda Science, la plataforma Deepwater Horizon carecía de esa prestación .

4. La cuarta manera es manual: cerrar el BOP con la ayuda de un brazo mecánico en un sumergible robótico.

"La industria y los académicos están mejorando la tecnología constantemente y, aunque un accidente así es extraordinariamente raro, no podemos dejar que pase otra vez", afirma el profesor de ingeniería petrolífera de la Universidad de Tejas Paul Bommer, en declaraciones a Science.

El sistema de seguridad de las plataformas cuenta además con un mecanismo llamado árbol de Navidad o simplemente árbol que también está formado por válvulas diseñadas para evitar vertidos cuando ocurren explosiones. Son aproximadamente 10 válvulas que se cierran automáticamente. "Por la magnitud de lo que pasó, esas válvulas debieron resultar dañadas", afirma por vía telefónica un ingeniero de petróleo que trabajó en una plataforma marina.

Lo que pasó, conjeturan los expertos, es que en algún momento la presión del crudo y el gas que estaban siendo extraídos del pozo fueron muy superiores a la que ejercía la maquinaria que estaba bombeándolos. Esa presión debió de liberarse en forma de una explosión que causó un incendio, ya extinguido.