Reportaje:

Un cambio necesario

Patxi Baztarrika insta en un ensayo a "moverse" por la convivencia lingüística.- Plantea extender la enseñanza de los idiomas oficiales

San Sebastián - 12 abr 2010 - 20:39 UTC

"Se tiene que producir un cambio de chip en las dos direcciones, desde el mundo del euskera y desde el mundo del monolingüismo castellano. Lo que está en juego es nuestra convivencia". Esta es una de las principales conclusiones del libro Babel o barbarie. Una política lingüística legítima y eficaz para la convivencia (Alberdania), la última obra del ex viceconsejero de Política Lingüística, Patxi Baztarrika.

Este ensayo político, publicado tanto en euskera como en castellano, rezuma "inteligencia y afecto", según uno de sus prologuistas, el físico, Pedro Miguel Etxenike, quien participóel lunesen San Sebastián en la presentación del volumen.

En Babel o barbarie, Baztarrika analiza las políticas lingüísticas de la UE, el Gobierno central y el vasco. Parte de la premisa de que la gestión de la diversidad lingüística se ha convertido en uno de los indicadores "fundamentales del grado de salud de las sociedades democráticas" y defiende que los estados deben dar "oxígeno suficiente a todas las lenguas que le son propias".

El ex viceconsejero considera que la posibilidad de un retroceso del euskera "esta ahí"
Baztarrika cree "evidente" que se han ralentizado aspectos de la política lingüística

En este sentido, el ex viceconsejero considera que la Administración central funciona como si España fuera "un Estado monolingüe" y plantea recetas para remediarlo, como incorporar conocimientos básicos de todas las lenguas oficiales en los colegios. "¿Acaso es normal que el euskera, el catalán o el gallego le resulten tan desconocidos y extraños a un joven de Cádiz o Salamanca como a un joven de Roma o de Nantes? Sinceramente, creo que no", señaló en la presentación.

En lo que respecta a Euskadi, el ex viceconsejero destacó el gran avance que se ha producido en la normalización del euskera en los últimos 20 años por el compromiso institucional y la "adhesión" ciudadana.

Para el presente y el futuro inmediato defiende la necesidad de continuar el trabajo desarrollado hasta ahora. Que la Administración vasca siga "pedaleando" para conseguir una mayor cohesión social, ya que la posibilidad de que el euskera retroceda "está ahí".

Baztarrika prefirió no comentar la dimisión de su sucesor en la Viceconsejería —"Ramón Etxezarreta ha dado las explicaciones y hay que respetarlas", dijo—, ni la actuación del actual Gobierno, aunque consideró "evidente" que se ha dado una "ralentización" en algunos aspectos de la política lingüística.

Al margen de la Administración, Baztarrika insiste en que cada ciudadano debe "moverse" para lograr una convivencia lingüística lo más armónica posible. Eso pasa por que desde el mundo del euskera se dejen de buscar siempre las responsabilidades de terceros. A su vez, el monolingüismo castellano debe ser consciente de que los euskaldunes "a veces tienen dificultades objetivas reales para vivir y expresarse en euskara".

Lo más visto en...

Top 50