Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el periodista de la BBC que confesó haber matado a su pareja

El presentador Ray Gosling, de 70 años, ha sido considerado sospechoso de asesinato tras revelar el lunes que asfixió a su compañero, enfermo de sida

La policía ha detenido hoy al periodista de la BBC Ray Gosling como sospechoso de asesinato después de que el lunes confesara en televisión haber matado a su compañero sentimental , enfermo terminal de sida. El veterano presentador, de 70 años, aseguró que asfixió a su pareja con una almohada en el hospital en el que estaba ingresado para cumplir un pacto según el cual tendría que ayudarle a morir si el dolor de la enfermedad se hacía insoportable.

"La policía de Nottingham [Reino Unido] ha detenido esta mañana a un hombre de 70 años como sospechoso de asesinato tras sus declaraciones en el programa Inside Out , emitido la noche del lunes", según señala el rotativo londinense The Times. La policía ha señalado que sólo tuvo conocimiento del homicidio cuando el propio Gosling lo confesó en pantalla el lunes.

El periodista, presentador polémico y activista gay, ya ha dicho que se niega a colaborar con la policía en la investigación policial y que no va a revelar la identidad ni la fecha del incidente. Gosling ha indicado que el suceso ocurrió durante los "primerísimos días del sida", lo que sugiere que pudo suceder a mediados de los años 80, cuando no existía un tratamiento eficaz contra la enfermedad.

"No voy a decir nada", fue su única respuesta cuando se le preguntó en un programa de radio si creía que su confesión podría llevarlo a la cárcel. "Bueno, existen varios tipos de ley. Existe la ley escrita en los libros de derecho y la ley de tu corazón. Leyes diferentes conllevan diferentes cargas en momentos diferentes." Ya se ha reafirmado en su silencio: "La policía no va a saber ni cuándo ni dónde, nada de nada", ha añadido. "¿Qué sentido tiene decírselo? Fue un pacto privado entre nosotros".

El presentador sostiene que su acción responde a un pacto con el fallecido. "Teníamos este acuerdo. Si se llegaba a ese punto, yo pondría fin a su vida. Y eso es lo que hice", señaló en la BBC. "Los médicos dijeron que no se podía hacer nada y él estaba sufriendo un dolor terrible, terrible. Cogí la almohada y lo asfixié hasta que murió".

Gosling ya ha negado las sospechas que lo acusan de haberse inventado la confesión y ha asegurado que informó sobre el homicidio a algunos de los familiares de su compañero.

El suicidio asistido, ilegal en Reino Unido

El suicido asistido sigue siendo ilegal en Reino Unido y conlleva un pena máxima de prisión de 14 años. Por ello, decenas de ciudadanos británicos han acudido a clínicas en Suiza, donde el suicidio asistido es legal y los familiares y amigos que ayuden a los pacientes no serán procesados.

Más información