Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yves Rocher fallece en París a los 79 años

Sarkozy rinde homenaje al pionero de los productos cosméticos de base vegetal

El francés Yves Rocher, fundador de la marca con el mismo nombre, murió este sábado en París a los 79 años. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, rindió homenaje a "este gran empresario, inventor de la cosmética con base vegetal y pionerio en la venta a distancia" que "supo construir paso a paso un grupo al servicio de la belleza de la mujer". Precisamente este año a punto de concluir marcaba el 50º aniversario de la creación de la firma.

Rocher nació en abril de 1930 en La Gacilly, un pequeño pueblo de la Bretaña francesa del que fue alcalde durante más de cuatro décadas, de 1962 a 2008. Su primera incursión en el mundo de los cosméticos la hizo con una crema natural, obtenida de una curandera local que le había dado la fórmula y que vendió a través de anuncios en un diario. En 1959 fundó la marca Yves Rocher, con una estrategia basada en la "belleza de las plantas" y el rechazo de los productos sintéticos.

Durante 10 años privilegió la estrategia de la venta a distancia, gracias en parte a su Libro Verde de la Belleza, lanzado en 1965 y traducido en más de 20 idiomas, que hacía las veces de catálogo. Finalmente, en 1969 abrió su primer local en el céntrico bulevar Haussmann de París y al año siguiente se instaló en Bélgica. Medio siglo después de la creación de la marca, está presente en una treintena de países.

Yves Rocher se retiró una primera vez en 1992, cuando dejó las riendas de la empresa a su hijo Didier. Su muerte accidental en enero de 1995 obligó al padre a volver a la presidencia. En el año 2007, pasó de nuevo la dirección, esta vez a su nieto Bris Rocher. Ese mismo año, la firma, que se enfrentaba entonces a la creciente competencia de marcas "naturales", lanzó su primera gama con la etiquieta de productos biológicos. La acompañó de su famosa campaña publicitaria con el eslogan de Libertad, Igualdad, Belleza, en la que retoma el lema de la República francesa y reemplaza fraternidad por belleza.

En paralelo a su empresa, Rocher fundó en 1998 en su pueblo natal el museo dedicado a la botánica Végétarium, en colaboración con el Museo de Historia Natural. Su hijo Jacques Rocher unió el nombre de su padre al de la defensa del Medio Ambiente, con la creación en 1991 de la Fundación Yves Rocher-Institut de France.

Rocher deja detrás suyo a un grupo que incluye varias marcas conocidas como Petit Bateau, Daniel Jouvance y Dr. Pierre Ricaud. Propiedad al 75% de la familia Rocher y al 19,5% de Sanofi-Aventis, la compañía suma una facturación de 2.000 millones de euros y emplea a más de 15.000 personas. En total, cuenta con unas 2.000 tiendas en todo el mundo y revindica más de 40 millones de clientas.