Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Greenpeace despliega una pancarta en la Sagrada Familia para exigir salvar el clima

Arranca en Barcelona la última reunión antes de la cumbre de Copenhague

Finalmente, lo lograron justo antes de la caída de la noche: la organización ecologista Greenpeace lanzó desde lo alto de la Sagrada Familia su mensaje a los Gobiernos del mundo, que esta semana se reúnen en Barcelona para tratar de logar un preacuerdo antes de la cumbre del clima de diciembre. 21 activistas lograron descolgar desde las grúas del edificio una pancarta de 600 metros cuadrados en la que se podía leer Leaders of the world, make the climate call. Al pie del monumento más famoso de Barcelona, las famosas torres de Gaudí y la pancarta se alternaban en los objetivos de los turistas de todo el mundo.

Los activistas -entre ellos algunos tripulantes del buque insignia de Greenpeace, el Rainbow Warrior, que estos días atraca en Barcelona-, han pasado todo el día colgados de las grúas, esperando un momento propicio para lanzar su mensaje que no llegaba a causa del viento. Ya a primera de la mañana han desplegado, eso sí, dos pequeñas pancartas con el eslogan Salvad al clima en español y en inglés.

Unos 4.000 representantes de 180 países y 200 ONG se reunen en la ciudad desde hoy hasta el viernes para tratar de acordar quién debe reducir las emisiones de gases contaminantes a partir de 2013 y en qué medida. Será la última cita antes de la próxima cumbre del clima, que se celebrará en diciembre en Copenhague.

Greenpeace pide a Zapatero que deje de financiar el cambio climático y que no utilice a las Naciones Unidas para aparentar una imagen verde. De hecho, la organización ya ha criticado el anuncio de la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, que esta mañana ha dicho que España destinará 100 millones de euros en tres años a fomentar modelos económicos sostenibles en los países en vías de desarrollo. Greenpeace lo ha comparado con las ayudas al carbón aprobadas en los presupuestos para 2010, que, han dicho los ecologistas, ascienden a 1.000 millones.

También esta mañana activistas en favor del clima han colocado varios centenares de despertadores que han sonado al mismo tiempo en la entrada del recinto en el que se llevará a cabo el encuentro, en el recinto Gran Via 2 de la Fira de Barcelona, para "despertar a los congresistas" que participan en la reunión.