Última cita en Barcelona antes de la cumbre de Copenhague

La minicumbre del clima de Barcelona que hoy comienza supone el último encuentro antes de la cumbre de Copenhague, de la que debe salir un acuerdo que sustituya al Protocolo de Kioto. En Barcelona, 4.000 delegados de 180 países se reúnen sin ministros para adelantar detalles antes de la cita final, el próximo diciembre. Son los últimos cinco días de negociación antes de Copenhague y lo previsible es que las discusiones se centren en aspectos técnicos y que el grueso de la negociación quede para la cita con los ministros.

Sin embargo, aunque estas reuniones preparatorias reciben mucha menos atención que las cumbres anuales de Naciones Unidas sobre el clima, al estar tan próxima la cita principal, más de 2.000 ONG y una serie de eventos paralelos convertirán hasta el viernes a Barcelona en el epicentro del mundo en cambio climático.

Más información

El secretario de la Convención de Naciones Unidas para el Cambio Climático, Yvo de Boer, resumió el miércoles pasado en una rueda de prensa telefónica lo mínimo que se le puede pedir a Copenhague, cuando las negociaciones parecen estar en punto muerto. "Lo primero, necesitamos objetivos claros y ambiciosos de reducción de emisiones a medio plazo e individuales para los países desarrollados. Lo segundo, claridad sobre qué harán los países en desarrollo para limitarlas. Tercero, apoyo económico de los países industrializados para ayudar a las naciones en desarrollo a adaptarse a los impactos del cambio climático. Y cuarto y último, claridad en cómo se va a gestionar todo eso".

Retos para bajar CO2

El problema es que los cuatro puntos están interrelacionados y pendientes de múltiples factores. Los países en desarrollo exigen recortes más ambiciosos que los países ricos. Mientras China pide que rebajen sus emisiones de CO2 un 40% en 2020 respecto a 1990, EE UU sólo frece bajarlas un 7%, y Japón, el 25%. La UE se ha comprometido al 30%, pero sólo "si hay un esfuerzo comparable" de países como EE UU. Y eso no se sabrá mientras el Senado de EE UU no tramite la ley del clima que los republicanos intentan demorar.

La financiación también sigue pendiente, aunque la UE acordó el viernes que los países en desarrollo necesitarán 100.000 millones de euros al año a partir de 2020, pero tampoco aclara cómo se repartiría esa carga. Además, en la UE los países del Este comienzan a recelar del acuerdo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 02 de noviembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50