Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descartada la relación entre la vacuna del papiloma y la muerte de una niña británica

La chica tenía "una grave condición sanitaria subyacente", según el Ministerio de Sanidad

La posibilidad de que la vacuna contra el virus del papiloma y la muerte de una niña británica estén relacionadas es "altamente improbable", según el Ministerio de Sanidad británico, que ha decidido continuar con las inmunizaciones. Según los primeros datos, Natalie Morton, de 14 años, tenía "una grave condición sanitaria subyacente".

Éste ha sido el último susto -hasta ahora- causado por las vacunas contra el virus del papiloma, la primera inmunización a gran escala que se está empleando en los países occidentales para impedir que las mujeres tengan cáncer de cérvix. El tratamiento (cuyo descubrimiento valió el premio Nobel a Harald zur Hausen el año pasado) ha estado bajo sospecha desde el principio, pero no tanto por sus efectos adversos (no se han registrado apenas casos graves), sino por su elevado precio (unos 500 euros) y porque sólo protege, en el mejor de los casos, contra cuatro de los más de 20 virus de la familia que pueden causar el tumor.

Por si acaso, como en otros casos (incluidos los de las chicas de Valencia que tuvieron que ser ingresadas tras la inyección), el laboratorio fabricante (GSK) ha decidido retirar la partida por si acaso.

Las agencias del medicamento siguen muy de cerca el proceso, pero hasta ahora, lo más lejos que han llegado ha sido -la estadounidense FDA- a recomendar que a las chicas se las tenga en observación 15 minutos ya que siempre tras una inyección puede haber una reacción que lleve al desmayo, y las chicas se pueden lastimar con la caída.