Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ESA: la puerta de Europa al espacio

La agencia europea tiene entre sus planes nuevas misiones a Marte y Mercurio además de telescopios espaciales más potentes

La ESA es la Agencia Espacial de Europa, la puerta de acceso al espacio del continente europeo. Su misión consiste en coordinar las capacidades industriales y científicas de los Estados miembros para desarrollar las misiones y actividades espaciales que permiten a Europa estar en la primera línea de la investigación espacial en el mundo. La ESA es la organización que integra la investigación científica del espacio de 18 países europeos, así como el desarrollo tecnológico espacial y la exploración tripulada. España aporta cerca del 8% del presupuesto global de la Agencia, y es el quinto país que más contribuye a las actividades de la ESA.

Las actividades de la ESA incluyen misiones de ciencia y exploración espacial, así como de observación de la Tierra, de navegación por satélite y de telecomunicaciones. Desde los años setenta, la ESA ha puesto en órbita cerca de una treintena de satélites científicos, para estudiar desde la Tierra -su atmósfera, su clima, su gravedad o sus procesos geológicos- hasta el Sol, la Luna, Venus, Marte, el sistema de Saturno, cometas y asteroides, y el universo en general, con telescopios espaciales que observan el cielo en luz visible, infrarroja y ultravioleta, que detectan radiación de microondas, rayos X y rayos gamma de objetos astronómicos.

En la ESA trabajan unos 2.000 científicos, ingenieros, técnicos especialistas y personal administrativo de sus 18 Estados miembros

Los hallazgos de todas estas misiones han permitido grandes avances en el conocimiento astronómico. Una veintena de estos satélites están actualmente en funcionamiento; de hecho acaban de ser lanzados, el pasado mayo, dos de los más importantes: Herschel, para observar las galaxias más lejanas, y Planck, que buscará datos sobre el origen del universo.

Planes ambiciosos

Los planes de la ESA para el futuro son muy ambiciosos: incluyen nuevas misiones a Marte y a Mercurio -entre otros destinos-, y telescopios espaciales más potentes o que detectan un fenómeno predicho por Einstein pero jamás comprobado, las ondas gravitatorias.

La ESA está dirigida por su Consejo, del que forman parte todos los Estados miembros. Este organismo elige cada cuatro años un director general, cargo que ocupa actualmente el francés Jean Jacques Dordain. En la ESA trabajan unos 2.000 científicos, ingenieros, técnicos especialistas y personal administrativo de todos los Estados miembros. Hay sedes de la Agencia en Francia, Italia, Alemania, Países Bajos y España. Además, la ESA posee el puerto espacial europeo de la Guyana Francesa, desde donde se lanzan los cohetes europeos Ariane.

En España, el 'corazón científico'

La sede española de la ESA es el Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC), en Villanueva de la Cañada, cerca de Madrid. ESAC concentra la mayor parte de la actividad científica de la ESA, puesto que en él se encuentran los Centros de Operaciones Científicas de cinco telescopios espaciales y tres sondas interplanetarias. Se trata de los telescopios XMM-Newton (de rayos X); Integral (rayos gamma); Herschel (infrarrojo); Planck (microondas); y Gaia (de astrometría). Las naves son Mars Express; Venus Express; y Rosetta, que viaja al encuentro de un cometa.

En ESAC están también los archivos de las misiones científicas de la ESA. Más de 3.000 investigadores de todo el mundo acceden vía Internet regularmente a estas bases de datos, que funcionan como "minas de oro" de resultados científicos según algunos de sus usuarios. En ESAC estarán también el Centro Nacional Español del satélite de la ESA SMOS de observación de la Tierra, con importante participación española, y la sede europea del telescopio espacial James Webb, considerado el sucesor del Hubble.