Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'antibolonia' recrudecen su protesta en varias ciudades

Ocupan tres facultades en Barcelona.- Toman el rectorado en Zaragoza y se encaran con el rector en Alicante

Barcelona / Madrid / Alicante

Barcelona, Zaragoza y Alicante viven nuevos actos de protestas estudiantiles contra el plan de Bolonia. Un grupo de estudiantes se ha encerrado pasadas las 05:30 horas de hoy en el decanato de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Autónoma de Barcelona, en Cerdanyola del Vallés (Barcelona) contra la represión y la criminalización del movimiento estudiantil. También han ocupado dependencias en las facultades de Geografía y Derecho. Mientras, un centenar de estudiantes contrario al plan de Bolonia (de reforma universitaria) han bloqueado el acceso al rectorado de la Universidad de Alicante, en solidaridad con sus compañeros catalanes, informa Ezquiel Moltó. Los universitarios impiden el paso al rector, vicerrectores y funcionarios, con quienes se han encarado.

"Si Bolonia va adelante, los estudiantes vamos hacia atrás", rezan las pancartas de los estudiantes alicantinos. El rectorado se encuentra en el campus de San Vicente del Raspeig, a las afueras de la ciudad.

En Zaragoza una veintena de estudiantes de la Asamblea en Contra de la Privatización de la Universidad (ACPU) han ocupado hoy el Rectorado del campus de la Plaza San Francisco de la Universidad de Zaragoza. Los alumnos, que llevan más de cien días encerrados en el edificio Interfacultades para protestar contra la reforma educativa de Bolonia, se han instalado en el Rectorado con varias colchonetas y pancartas, para mostrar su solidaridad con los estudiantes de la Universidad de Barcelona detenidos la semana pasada.

Tensión en Barcelona

Tres son las facultades ocupadas en las últimas horas en Barcelona: Ciencias de la Educación (de la Universidad Autónoma-UAB), Geografía e Historia y Derecho de la Universidad de Barcelona (UB). Los estudiantes de la Autónoma tienen previsto permanecer encerrados en esta facultad, que ya fue ocupada durante dos semanas el pasado mes de diciembre, hasta que se cumplan las demandas que han planteado al rector, y que se abra un proceso de dialogo con los estudiantes.

En un comunicado hecho púbico por los estudiantes de la UAB se pide que se declaren legítimos los resultados de los distintos referéndum celebrados en las universidades catalanas, y que se respete el deseo de los votantes de congelar la aplicación del proceso de Bolonia y se abra un debate sobre el futuro de la universidad. También, medio centenar de estudiantes contrarios al Plan Bolonia ocuparon anoche la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Barcelona, en el barrio del Raval, y un treintena lo hicieron en la Facultad de Derecho, en la Avenida Diagonal.

La decisión de ocupar la Faculta de Geografía e Historia se adoptó tras una asamblea celebrada en la misma facultad en la que participaron unos 200 estudiantes, que también acordaron iniciar una huelga de tres días, hasta el viernes. Tras esta asamblea se produjo el encierro de una treintena de estudiantes más en la Facultad de Derecho de la misma universidad, situada en la Avenida Diagonal. Un portavoz de la Coordinadora de Asambleas de Estudiantes (CAE) explicó que convocan para mañana una huelga y una manifestación para las 20 horas contra la violencia policial y para pedir la dimisión de los responsables políticos de las cargas de la semana pasada. Los encierros se producen una semana después del desalojo del rectorado de la UB, que estuvo ocupado durante cuatro meses, y que acabó en una batalla campal por las calles de Barcelona entre estudiantes y Mossos.

Un mes en huelga de hambre

Además, el estudiante de la Universidad Autónoma de Barcelona en huelga de hambre desde hace un mes, Tomàs Sayes, ingresó esta mañana en el Hospital de Terrassa (Barcelona) debido al empeoramiento de su estado de salud. Según informó un miembro del Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC), Sayes pasó la noche "muy mal", se desmayó varias veces y vomitó, por lo que finalmente se decidió que ingresara en el hospital. Los médicos que siguen su estado ya recomendaron ayer al joven que ingresara ante la "fragilidad" de su salud, aunque entonces se negó a ser trasladado y a recibir glucosa como respuesta a las cargas policiales en las protestas contra el Plan Bolonia.