Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Vaticano considera insuficientes las excusas de Williamson por negar el Holocausto

El obispo pidió ayer "perdón" a "todas las almas que quedaron honestamente escandalizadas"

Ciudad del Vaticano

Las declaraciones del jueves del obispo lefebvriano Richard Williamson en las que pedía "perdón" por sus palabras en las que negó el Holocausto son insuficientes porque tiene que distanciarse "de forma inequívoca y pública de sus posiciones sobre la Soah", ha dicho este viernes el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.

Para el jesuita, Williamson debe respetar las condiciones establecidas en la nota de la Secretaría de Estado de la Santa Sede del pasado 4 de febrero en la que se exigía que el prelado británico se retractase de manera "inequívoca y pública" de su negación del Holocausto para poder ejercer como obispo de la Iglesia católica.

Williamson manifestó antes de ayer en un comunicado difundido por la agencia católica Zenit que, "a todas las almas que quedaron honestamente escandalizadas por lo que dije, ante Dios, les pido perdón".

Richard Williamson es uno de los cuatro obispos de la Fraternidad de San Pío X a quienes el Papa Benedicto XVI levantó la excomunión y que actualmente se encuentra en Londres tras ser expulsado por el Gobierno de Argentina por sus polémicas declaraciones.

"El Santo Padre y mi superior, el obispo Bernard Fellay, me han pedido que reconsidere las declaraciones que hice en un canal de televisión de Suecia hace cuatro meses, pues sus consecuencias han sido muy fuertes", aseguraba el prelado en el comunicado.

El 21 de enero pasado, la televisión pública sueca Svt difundió una entrevista, grabada en noviembre en Alemania, en la que Williamson negaba que las cámaras de gas nazis se hubieran utilizado para exterminar a los judíos y aseguraba que en el Holocausto no murieron 6 millones de personas sino entre 300.000 y 400.000. Esa entrevista se difundió el mismo día en el que Benedicto XVI firmaba el decreto de levantamiento de las excomuniones a él y a otros cuatro obispos seguidores del arzobispo cismatico Marcel Lefebvre por negarse a aceptar el Concilio Vaticano II.

Williamson reconoció ayer que, "al observar estas consecuencias, puedo decir verdaderamente que lamento el haber hecho estas declaraciones, y si hubiera sabido con antelación todo el daño y las heridas que han provocado, especialmente a la Iglesia, pero también a los supervivientes y seres queridos de las víctimas de la injusticia bajo el Tercer Reich, no las hubiera hecho".

En opinión del portavoz del Vaticano, la carta de Williamson es "genérica y equívoca".