Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa admite "fallos" en la revocación de la excomunión al obispo negacionista

Benedicto XVI escribe una inusual carta a los obispos para explicar su actuación que será publicada este jueves y parte de cuyo contenido se ha filtrado

El Papa Benedicto XVI ha escrito una inusual carta personal a los obispos de todo el mundo en la que explica la revocación de la excomunión a los cuatro obispos lefebvrianos. En la misiva, el Pontífice admite algunos "fallos" en la gestión del caso y precisa que los prelados tradicionalistas aún no están en comunión con Roma. El contenido de la carta, que se publicará este jueves, ha sido parcialmente desvelado por la prensa italiana.

El documento se llama Carta de Su Santidad Benedicto XVI a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la revocación de las excomuniones de los cuatro obispos consagrados por el arzobispo Lefebvre y será distribuido en varios idiomas, entre ellos el español y el portugués. La Santa Sede ha hecho el anuncio después de que este miércoles el diario conservador italiano Il Foglio desvelara prácticamente el texto.

De acuerdo con Il Foglio, en la carta, "humilde y al mismo tiempo fuerte", escrita a mano por el Pontífice, éste subraya que la revocación de la excomunión fue un gesto particular hacia los cuatro obispos, que no supone en ningún caso el reconocimiento canónico de la Fraternidad de San Pío X, fundada por el arzobispo cismático ya fallecido Marcel Lefebvre, a la que pertenecen los prelados. Ese reconocimiento llegaría "tras la aceptación del Concilio Vaticano II y del magisterio postconciliar de los Papas". Uno de esos obispos es Richard Williamson, que ha negado el Holocausto, lo que puso en pie de guerra a la comunidad judía internacional y obligó al Papa a reiterar la condena de la iglesia al Holocausto y exigió a Williamson retractarse públicamente y abjurar de sus palabras para poder ejercer su labor.

En cuanto a los fallos, el primero, señala la misiva, es que la Santa Sede "no se dio cuenta" de que a través de Internet se podían conocer las declaraciones negacionistas de la Shoah (Holocausto) del obispo Williamson, "que se han superpuesto de manera imprevisible a la rehabilitación de los prelados", causando "un cortocircuito mediático que alteró todo el caso", de acuerdo con las citadas fuentes. La segunda equivocación que, según el periódico, reconoce el Papa es la gestión de la revocación de las excomuniones, "que no fueron suficiente y claramente ilustradas".

El Pontífice también anuncia en la carta, siempre según Il Foglio, que la Pontificia Comisión Ecclesia Die, encargada de las relaciones con los lefebvrianos, que preside el cardenal colombiano Dario Castrillón Hoyos y al que muchos apuntan como el "culpable" de la "mala gestión" del caso, pasará a depender de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Benedicto XVI afirma en su misiva que ha querido hacer con su acción rehabilitadora lo que tiene que hacer un Papa, que es propiciar la unidad de los cristianos.