Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Furaco no será padre... de momento

El oso será separado de las osas Paca y Tola sin que se haya producido cópula

Paca y Tola, únicas ejemplares de oso pardo cantábrico criadas en semicautividad, y Furaco, el macho cedido por el Parque de la Naturaleza de Cabárceno (Cantabria), serán separados esta semana hasta la próxima primavera, sin que se haya producido cópula.

Los animales permanecerán distanciados hasta septiembre en el recinto de manejo osero que comparten en Santo Adriano y entonces se decidirá si las hermanas regresan a su recinto habitual en el monte Fernanchín para la hibernación, según ha informado el director de la Fundación Oso de Asturias (FOA), Carlos Zapico.

"Habría que acondicionar el monte y limpiarlo de vegetación para evitar que la maleza roce los pastores eléctricos y prevenir peligros", ha explicado.

Los tres osos han compartido recinto desde el pasado 22 de mayo, aunque durante el último mes eran separados de ocho de la tarde a ocho de la mañana para evitar esfuerzos inútiles de personal.

Desde que se inició el intento de cría en semicautividad el comportamiento de las hembras ha sido "de miedo hacia el macho", mientras éste ha intentado acercarse a ellas durante aproximadamente mes y medio, sin éxito, según fuentes de FOA.

Entre los motivos que los expertos aducen para justificar el fracaso de este intento de reproducción de plantígrados criados en cautividad se encuentra una fecha de inicio demasiado tardía. De cara a un nuevo intento, la próxima primavera, la Fundación espera poder juntar a los plantígrados en abril, coincidiendo con el inicio del celo de los animales y mantenerlos juntos hasta el mes de julio de 2009.

Zapico ha comentado que ni si quiera el Grupo de Investigación en Técnicas de Reproducción Asistida de la Universidad de León, que supervisa el proyecto, sabe con claridad el qué ha fallado y ha puntualizado que el macho cedido por Cabárceno tenía una experiencia probada en otros procesos de reproducción realizados con éxito en Cantabria.

Desde la Fundación recuerdan que conseguir que las osas se reprodujesen en este primer intento era difícil, sin embargo si se esperaba que se hubiese producido al menos una monta.

De cara al próximo año, esta primera experiencia habrá servido para garantizar la sociabilidad de los osos, puesto que Paca y Tola apenas habían tenido contacto con otros animales. Ambas osas viven en semilibertad en Asturias desde que unos furtivos mataron a su madre y en la actualidad se han convertido en un emblema de la protección del oso pardo cantábrico.