Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trasladada a una clínica veterinaria una osezna hallada herida en un parque natural de Asturias

El estado de salud de la cría empeora y técnicos buscan a su madre para que, de mejorar, pueda reintegrarse en su entorno

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil ha recogido a una cría herida de oso pardo cantábrico de entre cinco y seis meses que se encontraba abandonada en el Parque Natural de Somiedo (Asturias) y la ha trasladado a un clínica veterinaria de Oviedo para que se recupere de las lesiones que presenta.

Dos turistas madrileños que visitaban este espacio natural asturiano localizaron hacia las 15.00 horas de ayer a la osa en las inmediaciones de la localidad de Villarín, cuando vagaba sola por la carretera, con aspecto de estar herida o enferma, ha informado el Instituto Armado.

Tras esperar un tiempo prudencial, y ante el temor a que el animal fuera atropellado, introdujeron a la cría en su vehículo y la trasladaron al cuartel de la Guardia Civil de Pola de Somiedo, cuyos agentes intentaron en dos ocasiones devolver a la osezna a su entorno. No obstante, dado que la madre no apareció y que el estado de salud de la cría empeoraba con el paso de las horas, la pasada madrugada fue conducida hasta una clínica veterinaria de Oviedo, donde se constató que sufre un traumatismo craneoencefálico severo, por lo que permanecerá ingresada entre 48 horas y 72 horas en una incubadora.

Búsqueda de la madre

El director de Biodiversidad y Paisaje de Asturias, José Félix García Gaona, ha explicado en rueda de prensa que el estado de salud del animal, una hembra de cuatro kilos, ha empeorado notablemente desde ayer y sus reacciones a los estímulos del exterior han disminuido en las últimas horas. "Lo que empezó siendo un asunto de conservación de la biodiversidad ha derivado en preocupación por el bienestar animal", ha señalado García Gaona, que considera que hubiese sido una irresponsabilidad abandonar al animal a su suerte porque sus posibilidades de supervivencia habrían sido "mínimas".

Asimismo, ha comentado que tras el periodo de observación las decisiones deberán tomarse en tiempo real y ha señalado que lamentablemente las opciones de reintroducción en el medio van disminuyendo según pasan las horas. "Se tomarán las decisiones que deban tomarse en función de las recomendaciones de los especialistas y en favor de la conservación de la especie", ha aseverado.

El director de Biodiversidad ha explicado que lo ideal sería que la madre volviese a acoger a la osa, para lo que técnicos de la Consejería, en colaboración con el Fondo Asturiano para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS) y la Fundación Oso de Asturias, han montado un dispositivo de vigilancia con el fin de averiguar si a alguna de las dos hembras identificadas en el entorno le falta alguna cría.